España, (2 de Abril).- Avanza la investigación y cada vez parecen más claros los motivos del accidente de Germanwings. Andreas Lubitz, copiloto del Airbus 320 que se estrelló en los Alpes franceses, según la Fiscalía de Düsseldorf, habría buscado, antes de subirse al avión el pasado 24 de marzo, cómo suicidarse, así como posibles métodos para hacerlo y los mecanismos de seguridad de la cabina. Es decir, cómo bloquear la puerta.

La información se ha dado a conocer tras analizar las búsquedas realizadas por el copiloto en su ‘tablet’ entre el 16 y el 23 de marzo, en los días previos a que se estrellara el Airbus 320 de Germanwings. En esos mismos días, Lubitz también buscó todo lo relativo a las medidas de seguridad de la cabina de vuelo: miró “durante varios minutos” cómo bloquear las puertas, así como toda la información necesaria para encerrarse y no dejar entrar a nadie.

Las grabaciones de la primera caja negra, dadas a conocer por la Fiscalía francesa, apuntaban a que Lubitz bloqueó la puerta dentro para quedarse solo, poder programar el descenso y estrellar el avión. Eso confirmó también la publicación ‘Paris Match’ que, a través de un vídeo, publicó el minutado integro de lo que ocurrió en el vuelo. En esta grabación se escucha cómo Lubitz le dice a Patrick Sodenheimer, comandante del vuelo, que se fuera al baño sin preocuparse.

Este último dato, revelado al mismo tiempo que se encontraba la segunda caja negra en los Alpes franceses, podría confirmar queLubitz tuvo intención de estrellar el avión de Germanwings con los 144 pasajeros y el resto de miembros de la tripulación. Todo, con el objetivo de quitarse la vida.

Los antecedentes de Lubitz también se dieron a conocer esta misma semana. El lunes, la Fiscalía de Düsseldorf reconoció que Andreas había estado hace años, mucho antes de sacarse la licencia de piloto,bajo tratamiento por “tendencias suicidas” durante un largo periodo de tiempo.

La información, dada a conocer por la Fiscalía, hizo que Lufthansa reaccionara y, el martes, la compañía aérea admitió que en 2009, cuando Andreas se encontraba en la academia de formación de pilotos, había recibido un comunicado en el que se le hacía saber que Andreas habría sufrido episodios de “depresión severa”. Posteriormente, según desveló también la aerolínea, las pruebas médicas acreditaron que estaba al 100% apto para volar.

Para evitar que se vuelvan a producir este tipo de incidentes, el Gobierno alemán ha comunicado que anunciará este jueves la creación de un grupo de expertos para revisar los sistemas de cierre de las cabinas de vuelo, así como para implantar exámenes médicos y psicológicos para los pilotos.

Imagen del pasado día 26, cuando los investigadores registraron el domicilio de Andreas Lubitz.

Imagen del pasado día 26, cuando los investigadores registraron el domicilio de Andreas Lubitz. EFE

Fuente: El Mundo