Astrolabio

María Ruiz

El gremio transportista se manifestó este martes a la altura del kilómetro 7 de la carretera Matehuala rumbo a la avenida Salvador Nava, para exigir justicia por su compañero Alejandro Leija “Parchís”, asesinado en la colonia Valle Dorado la noche del pasado domingo, por un grupo de hombres que exigían ser abastecidos de agua.

Lejia contaba con 47 años de edad, y según lo relatado por su familia, tenía cinco años dedicándose como operador de pipa.

Sus seres queridos, quienes iban a la cabeza de esta manifestación con la carroza fúnebre, expresaron sentirse indignados y dolidos, pues señalaron que la muerte de su familiar se convertiría en una cifra más de todas las víctimas de la inseguridad que se vive actualmente en la capital y el estado.

“¿Qué están haciendo las autoridades al respecto?, nada. Como siempre a la gente humilde y trabajadora es a la que le toca enfrentar estas cosas, pero ¿qué pasaría si fuera el hijo o el trabajador de alguien importante? Queremos justicia y que las autoridades correspondan a la familia. No pedimos dinero, pedimos lo que es de ley, que se dé con todos los responsables”.

En esta manifestación participaron un poco más 50 operadores de pipa de agua que acompañaron a la familia de Alejandro.

Ambas partes, compañeros de trabajo y seres queridos de este repartidor de agua asesinado, se dijeron consternados por el nivel de vulnerabilidad en el que se encuentran actualmente al realizar estas labores.

“Le pedimos al gobernador Ricardo Gallardo Cardona que acabe con la delincuencia. Los sujetos implicados en la muerte de Alejandro están libres y gozan de su vida como si nada. ¿Por qué señor gobernador no ha visto los videos?, ¿por qué no ha hecho nada al respecto? Ya todo el mundo sabe como aconteció el asesinato de Alejandro, ¿por qué los delincuentes siguen impunes?”.

Sumado a esto, la familia compartió que no era la primera vez que Alejandro Leija se enfrentaba a problemas de pandillerismo en las colonias donde surtía agua.

Una problemática constante a la que tienen que hacer frente decenas de operadores de pipa de agua pertenecientes a empresas privadas, a quienes le solicitan sus servicios debido al desabasto de agua que no es atendido a tiempo por las autoridades capitalinas.

“Ahorita fue él, al rato será otro compañero o un taxista, ya no se sabe. ¿Qué está pasando señor gobernador? Ayúdenos. Pedimos que la persona que hoy se encuentra detenida, no salga”.

Por último, los compañeros transportistas mencionaron que existe miedo por parte del gremio de piperos, pues nadie está exento a ser víctima de la violencia de la que fue víctima su amigo y compañero “Parchís”.

“El Parchis no se merecía una muerte así. Era un hombre muy noble y trabajador. No fue un accidente, tampoco fue una sola persona la que lo mató. Exigimos justicia señor gobernador”, finalizaron.

A+