Abelardo Medellín

La ex trabajadora del Gobierno del Estado María de Jesús Almendárez Prieto, quien denunció haber sufrido acoso sexual de parte de Juan Martín Gatica Izaguirre, compañero y delegado del Sindicato Único de Trabajadores del Estado (SUSTGE), encaró al gobernador Juan Manuel Carreras López y al fiscal general, Federico Garza Herrera, durante la inauguración del nuevo edifico de la Fiscalía Especializada para la Atención de la Mujer, la Familia y Delitos Sexuales. 

Marichuy interrumpió la ceremonia de inauguración mientras Garza Herrera daba su mensaje sobre la función y servicio del nuevo edificio; cuando Almendárez Prieto se acercó al gobernador y al fiscal, este último les dijo: “les quisiera pedir de favor que me permitan concluir el acto y con gusto les hacemos una mesa de trabajo, yo no quiero polemizar”. 

Mientras el fiscal esperaba a que la víctima se retirara del lugar, ella comenzó a mostrar a los presentes la carpeta de investigación sobre su caso; entonces, Garza Herrera continuó con su mensaje de inauguración interrumpiéndola. 

Al ver que las autoridades estatales la ignoraban, Almendárez Prieto intentó pedirle al fiscal que escuchara lo que tenía que decir sobre su caso, sin embargo, en negativa a sus peticiones, Garza Herrera decidió terminar de tajo su discurso e informar a los asistentes que se procedería con el recorrido de las autoridades al interior del edificio, a lo que MArichuy opinó en voz alta: “pues claro, no le conviene, pero de una vez les digo que de aquí en adelante no voy a parar en mi lucha gobernador, y más les vale que me recuerden”. 

Durante todo el tiempo que Almendárez Prieto intentó hablar con la prensa o mostrar las carpetas de su investigación, el gobernador nunca se dirigió a ella. 

Cabe recordar que Marichuy decidió en 2014 denunciar su caso de acoso sexual y desde entones ha pasado por un arduo proceso donde fue destituida, le negaron la reintegración a su cargo y por ello incluso se encadenó 31 días a un sillón en la Oficialía Mayor de San Luis Potosí.