Astrolabio

Victoriano Martínez

Mientras al interior del Congreso del Estado se eligió Miguel Ángel García Amaro como titular de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas (CEEAV), en el acceso al recinto legislativo se reprimió a María de Jesús Almendárez Prieto, la víctima que cuestionó la elegibilidad del ahora comisionado ejecutivo por incumplimiento a recomendaciones de derechos humanos.

“Ahora ya tenemos otro problema como víctimas si levantamos la voz: ya nomás nos miran y nos cierran el paso”, expresó Almendárez Prieto, mejor conocida como Marichuy.

Marichuy llegó al Congreso del Estado mientras se realizaba la sesión de este jueves, y al tratar de ingresar, una mujer le impidió el paso al extremo de que cuando intentó avanzar, la empujó y la hizo chocar contra el barandal.

Aunque al chocar con el barandal sintió un golpe en la cabeza y en una pierna, Marichuy no le dio importancia a los golpes, pero más tarde se percató de que se le hizo un moretón en la rodilla izquierda, lo que le preocupó por su condición de diabética.

El trato a Marichuy, quien presentó un escrito el 25 de abril para inconformarse por la postulación de García Amaro por impedirle acceder a la justicia en su caso, es analizado por el abogado que la asesora, porque además de la agresión, se le impidió el acceso a una sesión pública en la que se tomaría una determinación relacionada con su queja.

“Precisamente el día que se supone que tomarán una decisión que protege a las víctimas, no me dejan entrar”, dijo Marichuy. “Ahí deberíamos estar todas las víctimas, sino para qué sirve el registro en el que nos tienen”.

Lamentó que mientras a ella le impedían el paso, en el salón de plenos la sesión del Congreso del Estado se desarrollaba con la asistencia del personal de la CEEAV, sin importarles dejar sin atención a varios grupos de víctimas que tuvieron que esperar en las oficinas de la comisión.

“Ya nos tienen etiquetadas a las víctimas que levantamos la voz para cerrarnos el paso, pero en todos estos años que he protestado no he roto nada, ni quemado nada en toda mi trayectoria”, expresó.

La agresión a Marichuy contrasta con las primeras declaraciones de García Amaro como comisionado ejecutivo, quien aseguró que apoyará a Marichuy para que ninguna otra institución violente sus derechos humanos.

“Lo voy a ir a ver para pedirle que comience con el Congreso, que le mande una carta por lo que me hicieron, a ver si es cierto que me va a apoyar”, expresó Marichuy.

Mencionó que analiza con su abogado las acciones que tomarán con relación al trato que se le dio este jueves en el acceso al Congreso del Estado.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
A+