1181372

Damasak, (25 de marzo).— Militantes de BokoHaram secuestraron a más de 400 mujeres y niños de la ciudad de Damasak, en el noreste de Nigeria, que fue liberada este mes por soldados de Níger y Chad, afirmaron ayer residentes.

Se llevaron a unas 500 mujeres jóvenes y niños (en Damasak). Mataron a unos 50 de ellos antes de marcharse”, dijo un comerciante llamado Suleymante Ali. “Nosabemos si mataron a los demás después de irse, pero se los llevaron con ellos”, añadió.

El teniente coronel Tumba Mohamed, que dirige las fuerzas de Níger y Chad desplegadas en Damasak, dijo que los residentes habían informado del secuestro de entre 400 y 500 mujeres y niños.

El grupo islamista ha efectuado previamente secuestros masivos. El último fue en abril pasado, cuando la captura de cerca de 300 estudiantes de la región provocó la indignación internacional.

Las tropas de Níger y Chad encontraron la semana pasada los cadáveres de al menos 70 personas en un lugar de ejecución aparente bajo un puente que conduce fuera de Damasak, donde las calles permanecen cubiertas de escombros y coches quemados después de los combates.

Los hechos habrían ocurrido a cuatro días de las elecciones, que deben celebrarse el próximo sábado. Precisamente, los comicios tuvieron que retrasarse por el aumento de la violencia en la zona norte del país, lugar en el que Boko Haram quiere establecer un califato islámico inspirado en el de otras organizaciones como el Estado Islámico.

Fuerzas nigerianas y de los vecinos Chad y Níger han echado a los militantes de Boko Haram de algunas ciudades de la región en varias ofensivas simultáneas lanzadas.

Soldados de los países vecinos Chad y Níger abatieron la semana pasada a 228 milicianos de Boko Haram en la localidad de Damasak, en la frontera norte de Nigeria, informaron fuentes militares.

Fuerzas de defensa de Níger y Chad están actuando en el país y en operaciones aéreas para destruir bases de Boko Haram desde el 8 de marzo”, indicó Moustapha Ledru, portavoz del ejército nigerino.

Los insurgentes, que se estima han matado a unos 13 mil nigerianos en los últimos cinco años, controlan Damasak, en el estado de Borno, desde el pasado noviembre.

En tanto, el presidente estadunidense, Barack Obama, pidió a los nigerianos evitar la violencia en las elecciones generales que celebran el sábado, describiendo la votación como una “oportunidad histórica” para el progreso del país más poblado de África.

Llamo a todos los nigerianos a expresar pacíficamente sus puntos de vista y a rechazar las voces de aquellos que llaman a la violencia”, dijo Obama en un videomensaje grabado bajo el título “Al pueblo nigeriano”.

Existen temores de revueltas en la carrera hacia las votaciones nigerianas del 28 de marzo.

Fuente: Excelsior.