Astrolabio

Gloria Serrato

Con este texto inicio una nueva etapa como colaboradora, con el objetivo de manifestar mi opinión sobre temas de interés social y sumar a la reflexión.

En este mes de junio se celebra el día del padre, es el tercer domingo, y nos abre la oportunidad de reflexionar acerca de las masculinidades, la necesidad de hablar de este y otros temas relacionados con los hombres y las masculinidades que ejercen, la ausencia de ellos ha implicado que se complique disminuir la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres.

Cuando hablamos de paternidad nos remitimos a los diferentes tipos de masculinidades. La visión de ser padre en estos momentos dio un giro en algunos grupos de la sociedad, en donde muchos hombres están ejerciendo una paternidad responsable no solamente de apoyo y colaboración a las acciones que realizan las mujeres para la crianza y el cuidado de hijos e hijas, sino la implicación de estar presentes.

Muchos hombres han tenido que recorrer un camino complejo y encontrarse así mismos en un proceso continuo de autorreflexión, nada sencillo porque replantearse la masculinidad con la que han crecido, en un entorno en donde la sociedad nos va a delimitando cómo debe ser un hombre o cómo debe ser una mujer, tiene una gran trascendencia.

Por tanto hablar de paternidad también implica hablar de masculinidad, de aquella en la que la posición de dominio ha sido de ellos y las mujeres siempre subordinadas a las decisiones que toman, sobre todo económicas y de la forma de crianza de hijos e hijas, aun cuando ellos estuvieran casi siempre ausentes.

¿Cuándo empezó a utilizarse el concepto? Fue a fines de los años setentas y principios de los ochentas, y trataba de definir los comportamientos que los hombres tenían en un entorno de privilegios, que generaban actos de desigualdad y de invisibilización para las mujeres.

La publicidad fue un detonante al marcar el estereotipo que ya estaba en los grupos sociales, sobre todo norteamericanos, se trazó un modelo de comportamiento de lo masculino como una persona fuerte, ruda, sin sentimientos, violento, cuidador, mujeriego, se reproducía en los medios de comunicación y perpetuaba la imagen del hombre tradicional en diferentes sociedades en el mundo.

La masculinidad hegemónica rechazaba todo aquello que fuera femenino, era el hombre que salía a trabajar fuera de casa para sostener a la familia, se proponía como un hombre agresivo que podía superar los riesgos, que no mostraba nunca sentimientos, heterosexual, etc.  Ese modelo de masculinidad fue permeando en todas nuestras esferas de la vida, no solamente en la vida privada en las familias, sino también en los aspectos de la vida social, laboral, cultural y económica.

Ha habido movimientos de hombres que buscan promover la igualdad plena, disminuyendo sus privilegios y generando conciencia de las problemáticas que enfrentamos con respecto de las relaciones desiguales. Estos grupos plantean desde la reflexión personal el cambio en las prácticas diarias para caminar hacia posturas de respeto a las mujeres, son hombres que no les da temor expresar sus emociones, se relacionan sin violencia, son aliados para las acciones de promover la igualdad entre hombres y mujeres.

Las características de los nuevos movimientos de masculinidades es reconocer que han vivido con privilegios y que pueden prescindir de ellos.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos ha realizado actividades para promover las nuevas formas de ver las masculinidades, e identifica en el concepto de lo masculino una construcción social, un significado que tiene desde diversos enfoques culturales, ideológicos, económicos, jurídicos en una época determinada.

Se discute entre las instituciones del Estado a quién le toca el proceso de reeducación de los hombres, nos corresponde a todas las personas aportar y cambiar desde el espacio personal, la batuta la han tomado organizaciones de la sociedad civil con grupos de hombres que son aliados, por ejemplo Cómplices por la Igualdad. Este lunes 6 de junio se realiza en la ciudad de Querétaro el Foro Internacional de la Ley de Paternidad que está promoviendo esta organización, y que podrá ser un parte aguas para poner el tema sobe el foro legislativo.

A+