31381858

Por: Diana López.

María Socorro Duarte Rico se siente satisfecha y se muestra entera. Ha dado “guerra”, como ella misma menciona, a las autoridades, en favor de su pueblo, de su gente de Tierra Nueva. Junto al Licenciado Atilano de la Cruz, presiden el “Movimiento Civil Terranovense”, que lucha por hacer valer los derechos de los habitantes de este municipio potosino.

Propuestas no les faltan. Son un movimiento que se coordina con la ciudadanía para hacer valer sus derechos. Activistas comprometidos y conscientes de las muchas necesidades del pueblo. Que han recorrido un largo trayecto y saben que les falta mucho que trabajar. “Coco” como le conocen, es la regidora de Tierra Nueva; y el Lic. De la Cruz ha participado en 3 administraciones dentro del municipio donde nacieron y se criaron. Y con toda la disposición del mundo, nos cuentan acerca de su labor.

 

 

¿Qué es Movimiento Civil Terranovense y cuál es su trayectoria?

 

“Nosotros somos activistas que luchamos por cuestiones sociales, buscamos lograr obras y acciones en beneficio de la comunidad”

El Lic. De la Cruz cuenta que han sufrido bastante como movimiento social. Con la incapacidad de las autoridades municipales y estatales para atender sus demandas y necesidades que son muchas, pero que seccionan por las más importantes y las que más necesita la población.

Orgullosamente declara que al momento han logrado una concesión para el agua, la reconstrucción de un centro de salud que estaba muy pequeño y un panteón municipal más, pues el otro ya resultaba insuficiente. Manifiesta que han levantado la voz desde su inicio con las autoridades, y la población está en coordinación y constante comunicación con ellos para sacar todas las propuestas que restan adelante.

“Nos falta mucho. Y es que Tierra Nueva como tal, ha desaparecido… Qué presumimos, si vamos decreciendo”.

 

Por su parte, la regidora afirma que en estas épocas de elecciones, los candidatos se acercan a ellos, e incluso algunos han estado de visita por dicho municipio potosino, acercándose a conocer las demandas y necesidades que le plantean. Pero… se lamenta la señora Coco, al ganar, al llegar al poder, todo se reduce a “Sí, ahí luego lo vemos”. Y no, ya nunca los vuelven a ver.

 

Un arduo trabajo y demandas a muchos oídos sordos.

 

“Hemos recibido a Peña Nieto hace un par de meses, yo como regidora tuve la oportunidad de hablar con él y de entregarle personalmente un documento con peticiones por parte de todos también convivimos con López Obrador y el expresidente Felipe Calderón, que estuvo antes de terminar su administración para discutir las cuestiones de la Presa y el acueducto El Realito”.

 

Las ganas de seguir gestionando proyectos en beneficio de los habitantes de Tierra Nueva emanan de los dos. El Lic. De la Cruz y la regidora quieren luchar hasta donde se pueda para que el municipio salga adelante; ninguno de los dos se arrepiente de haberse metido “en camisa de 11 varas”, por el desgaste que implican las acciones y las visitas constantes a la ciudad en búsqueda de apoyos y de oídos que los escuchen y sobre todo, que actúen en coordinación con ellos.

Coco menciona que se considera una regidora “incómoda”, pues desencaja con el resto del equipo de la administración actual, que dice, sólo están por interés… Pero ella hace equipo con la sociedad, independientemente de si sus ideas coinciden o no, pues sabe que la sociedad tiene derecho a solicitar un apoyo, a ejercer sus derechos.

“A nosotros nos queda la canción de “Te quedó grande la yegua”… Al Presidente de Tierra Nueva le quedó grande la yegua y a nosotros nos faltó jinete. Hemos guerreado mucho por el bienestar de la comunidad. No me da miedo debatirles a las autoridades, no me dejo. Y ya no me aguantan por no darles tregua este tiempo. Les llegó la horma de su zapato”.

 

 

Mucho por hacer… ¿Qué falta para este Movimiento?

 

“Tenemos mucho por hacer… Nuestras iniciativas van relacionadas con el empleo, la ecología, el turismo y la mejora en la calidad de vida del cuerpo de seguridad de Tierra Nueva”

 

El Lic. De la Cruz dice que un aspecto importante y que consideran para el futuro es la instalación de fuentes de empleo en el municipio. Durante los últimos años ha habido mucha migración hacia otras partes del país. Le entristece el decrecimiento de Tierra Nueva debido a la falta de empleo. Y considera vinculada a este aspecto, la petición de que el municipio sea considerado como Pueblo Mágico. Con esto, resalta, la economía se reactiva y la gente se beneficia. Y obviamente incluye al gobierno, puesto que la gente logra un mayor poder adquisitivo para pagar sus impuestos y bajar la morosidad que actualmente hay.

Con orgullo destacan la producción que existe de la piedra conocida como “Sangre de Pichón”, que se obtiene de las minas de laja. Esta piedra se observa en varias calles de San Luis, pero ambos lamentan que los productores primarios sean explotados. Que se les compre a tan bajo precio y se revende a veces hasta al triple.

Finalmente, también se preocupan por la situación y calidad de vida de la policía municipal, que está en el olvido. La regidora comenta que buscan apoyarlos para que salgan adelante.

 

 

El Movimiento Terranovense sigue. La lucha continúa…

 

María Socorro. La regidora y la voz del pueblo declara que incluso al terminar su labor de gestión, continuará de pie en la lucha.

“Vamos a darles guerra a las autoridades que lleguen. No se vale que sólo quieran comprar el voto y se olviden de lo que realmente importa. Hoy, a punto de finalizar mi cargo confieso que sí estoy desilusionada de las autoridades de mi municipio”.

 

El Lic., por su parte, manifiesta que, como servidores públicos y ciudadanos, han aprendido que los cambios hay que empujarlos y motivarlos como sociedad organizada.

“Nadie va a hacer por uno como ciudadano lo que nosotros mismos no hagamos. Nosotros debemos darle vida a esas letras muertas que son las leyes. Si nadie exige, las cosas no avanzan. Si nos callamos, somos parte de la corrupción. Nosotros somos servidores públicos, por el pueblo y por ellos trabajamos. Ellos nos pagan y a ellos debemos respeto”.