Astrolabio

 

Por: Antonio González Vázquez.

 

Hoy es Día Internacional de la Mujer y habría que decir que no la están pasando nada bien en San Luis Potosí. La mujer es víctima frecuente de la violencia ligada a crímenes de alto impacto. Desde los tres niveles de gobierno se pregona que se protege a la mujer, pero en realidad eso no ha sido muy efectivo, puesto que en lo que va del naciente sexenio de Juan Manuel Carreras López, 15 mujeres han muerto de manera violenta.

 

En San Luis Potosí asesinan a una mujer en promedio de cada diez días.

 

Aquí, seguimiento hemerográfico y de información oficial de casos de mujeres que han sido ejecutadas o asesinadas desde el día en que Juan Manuel Carreras es gobernador del estado.

 

Primer mes

 

El día 26 de septiembre, en el primer día del gobierno de Juan Manuel Carreras López, la Procuraduría General de Justicia del Estado confirmó que el cuerpo rescatado el pasado 18 de septiembre de las aguas del Río Valles, correspondía a Brazil Guadalupe Salazar Añorve, quien estaba reportada como desaparecida. Fue uno de los crímenes que la anterior administración dejo sin resolver. Ocho días después de haber sido asesinada la joven, la autoridad forense logro identificarla.

 

El primero de octubre, en una vivienda de la calle Hidalgo del municipio de El Naranjo, la policía localizó dos cadáveres en avanzado estado de descomposición. Se trataba de madre e hija, las dos, costureras de oficio, les quitaron la vida de forma similar, por ahorcamiento y utilizaron el mismo cable de transmisión de energía. Una tenía 45 años y la otra 24. La policía no tenía idea de lo ocurrido y se disponían a investigar.

 

Segundo Mes

 

Maricruz Pérez se dedicaba a los cortes de pelo, hacía el manicure y teñía el pelo y hacía cortes para ocasiones muy especiales. Vivía en Paseo de los Olmos en la Florida del municipio de Matehuala. El domingo 25 de octubre a los vecinos de la colonia les llamó la atención que las puertas de su estética y vivienda a la vez, estuvieran abiertas de par en par, pues siendo domingo, Maricruz se dedicaba a descansar. De súbito, a algún curioso le dio por entrar a la vivienda y en el patio se encontró el cuerpo de Maricruz que yacía en el piso. Tenía 27 años y murió estrangulada. Un misterio el caso, puesto que no se robaron nada, lo que supondría, quizá, un feminicidio.

 

Durante la madrugada del 28 de octubre en el Hotel La Mina del municipio de Matehuala la policía encontró el cuerpo de una mujer que tras haber sido asesinada, pretendieron incinerar al causar premeditadamente un incendio en la habitación donde yacía el cuerpo. Los primeros indicios de la policía apuntaban a un feminicidio.

 

El lunes dos de noviembre, los estudiantes de la escuela de educación media a distancia ubicada en la comunidad de Tampaxal del municipio de Aquismón, descubrieron el cuerpo sin vida de una adolescente de entre 15 y 17 años. Yacía boca arriba en un espacio entre el muro trasero y una de las aulas de la escuela. Tenía el rostro destrozado y presentaba heridas en el cuello, pretendían ahorcarla y al final sus victimarios la mataron a golpes, en especial, los que de modo contundente le propinaron en la cabeza. Se llamaba Martha Santiago. Nadie supo quién la asesinó con tal saña. La policía tampoco encontró explicación. Los habitantes de la comunidad estaban indignados y especialmente alarmados, ya que el crimen fue catalogado como feminicidio pues se habría violado a la víctima.

 

Flor Valeria acompañaba a su tío Jorge. Eran como las diez de la noche del viernes trece de noviembre en un camino de la comunidad de Santa Ana de Arriba, municipio de Matehuala. No se sabe cómo, pero a esos de las cinco de la mañana del sábado 14, a la madre de Flor que había pasado las horas buscándola, le avisaron que ya la habían encontrado, pero muerta. Flor Valeria solo tenía once años y había iniciado el primer grado de secundaria. El agente del Ministerio Público reportó que la niña fue asesinada por asfixia; le dieron muerte al ahorcarla con su propia blusa. Antes la habían violado.

En la comunidad de Ojo Zarco de Arista, perteneciente al municipio de Mexquitic de Carmona, Doña Eduarda, de 61 años de edad fue abatida de modo cruel: le dispararon por la espalda. Le dieron cuatro tiros de arma corta. Su cuerpo quedó a la orilla de un camino que solía tomar para llegar a su casa. Nadie habría visto su cuerpo a no ser porque unos vecinos que pasan por el lugar a eso de las once de la noche del pasado dieciséis de noviembre, de pronto se estremecieron al detenerse ante un charco de sangre.

 

Anochecía en la colonia Popular el pasado 21 de noviembre. A los colonos les atrajo la atención el ulular de las patrullas y ambulancias. Veían pasar vehículos con placas de la Procuraduría General de Justicia con puñados de ministeriales, también al del Ministerio Público y luego del Forense. Para entonces ya se había extendió la versión de que una pareja había sido salvajemente asesinada a cuchilladas. Y en efecto, los cuerpos de un hombre y una mujer, de unos 20 o 25 años fueron ubicados en el interior de una casa de la calle Baja California. Un cadáver yacía tasajeado en la sala y en una habitación estaba recostada la mujer a quien quitaron la vida con arma blanca. Como lo dicta el protocolo, la Policía inició inmediatamente investigaciones, aunque como es comprensible, no tenía idea de que había ocurrido, de lo único que estaban seguros y tenían plena certeza, es que había mucha sangre en el lugar.

 

Tercer Mes

 

En la Yerbería “La Santa Muerte” una mujer encontró la muerte. La ejecutaron de cinco balazos, tres de ellos, en el rostro. Hacía apenas unos meses, la mujer había abierto su negocio en la colonia Valle de San Isidro del municipio de Soledad de Graciano Sánchez. Además de vender yerbas con presuntos poderes curativos, era devota de la Santa Muerte, tan es así que así bautizó su yerbería. Como suele ocurrir, la policía no tenía la menor idea de quién o quiénes habrían ejecutado a la mujer ni tampoco cuál habría sido el móvil del crimen ocurrido la noche del 18 de diciembre.

 

Cuarto Mes

 

Con apenas diecisiete años, a Rosa la mataron a golpes y la violaron. Su cuerpo pequeño y delgado fue abandonado en un camino de la comunidad de Barrio de Guadalupe, municipio de Alaquines. Para ultrajarla, su atacante la golpeó con un leño en la parte derecha de su cabeza, luego, la arrastro unos metros mientras iba dejando parte de su ropa tirada. La desgracia ocurrió el 28 de diciembre y la policía no supo precisar a qué hora ni quien habría sido el o los agresores. La Policía Ministerial busca desde ese día al violador y asesino.

 

A todos les causó extrañeza que doña Esperanza no abrió su negocio frente al mercado municipal de Cedral. Transcurría el día 12 de enero y al anochecer, sus familiares ya estaban preocupados por ella, puesto que su negocio también era parte de su casa, así es que ingresaron y cual fue su sorpresa al encontrar el cuerpo inerte de Esperanza. La Policía Municipal concluyó que le arrebataron la vida a golpes.

 

Lilian de 15 años de edad fue secuestrada y sus captores la asesinaron. Lilian de Jesús Espinoza Hernández vivía en la cabecera municipal de Tampamolón y quienes la conocían dicen que era además de alegre, muy bondadosa y amigable. Para ayudarse en los gastos de la escuela vendía bisutería. El jueves por la tarde salió a ofrecer algunos de sus productos y ya no regresó a casa. Sus padres y amigos la buscaron infructuosamente por todo el municipio y en redes sociales. Ya el sábado, la policía localizó, previa denuncia anónima, una fosa y en su interior estaba Lilian. Según los peritajes en el lugar, a la chica la torturaron y luego la ahogaron en un tanque de agua.

 

Quinto Mes

 

El domingo, 7 de febrero fue una verdadera tragedia en la comunidad de “Del Salitrillo” del municipio de Villa de Ramos. Colindante con el estado de Zacatecas, esa zona ha sido durante los últimos años foco rojo de inseguridad. Pues bien, ahí fueron ejecutados los tres integrantes de la familia Esparza, entre ellos, una mujer. Por alguna razón, solo hubo una versión extraoficial del hecho puesto que la Procuraduría General de Justicia no reportó nada.

 

Al principio nadie sabía como se llamaba, ni cuantos años tenía ni tampoco de dónde venía. Lo único que se supo de ella fue que alguien le cortó la cabeza y luego lo envolvió en una cobija y lo metió en bolsas negras para dejarlo abandonado en la colonia Progreso, a unos metros de las vías del ferrocarril. Quienes pasaban por el lugar por la noche del 16 de febrero, se cimbraron con un sentimiento de terror y estupor al extremo. El cuerpo decapitado fue levantado por la policía y en ningún lugar de la zona fue posible localizar la cabeza. Más tarde, se supo que su nombre era Flor de María, que vivió en la colonia Dalias y que apenas tenía 20 años. Por cierto, nueve días después de la ejecución, la policía encontró la cabeza de Flor de María. Estaba en un lote baldío de la calle Simón Díaz de la colonia San Leonel.

 

Lo que va del Sexto Mes

 

Samantha Jocelyn quería ser doctora pero la muerte la recogió en su seno. A sus escasos 21 años estudiaba en la facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Por la mañana del seis de marzo encontraron su cadáver en el estacionamiento de un edificio de departamentos ubicado en Río Nazas en Lomas. La joven originaria de Guanajuato habría caído desde una altura de diez metros y murió, pero llamó la atención que presentaba huellas de haber sido maniatada puesto que tenía lesiones en las muñecas y tobillos. Cayó ¿o la arrojaron? por un pozo de luz.

 

Si, el gobierno celebra con ceremonias a tope el Día Internacional de la Mujer, pero lo cierto es que en San Luis, como en el país, la muerte tiene aroma de mujer y eso al gobierno parece tenerle sin cuidado.

 

Por cierto, ¿dónde está la alerta de género?

Ya, esperan que asesinen a más, aún no es suficiente.

Leave a Reply

A+