Eduardo Delgado

 “¡Julián Ruiz Contreras, igual que sus hermanos, es un corrupto! ¡No le hagan caso por favor!”, pidió a gritos a los periodistas María Elena Mireles, quien dijo haber vivido más de 20 años con el padre del juez. Ello, durante conferencia de prensa en la que un grupo de jueces, una magistrada y abogados, dieron a conocer su petición de juicio político en contra del presidente del Poder Judicial del Estado, Juan Paulo Almazán Cue.

“Él -prosiguió la mujer- les ha dicho a mis hijos que son unos bastardos, que les quiere mentar la madre. Los invita a pasar a la casa de José Luis Ruiz Contreras. ¡Otro corrupto!… ¡corruptos! ¡Para mentarles la madre!”, levantó la voz.

“¡No le crean! Se ha dedicado a la corrupción… han hecho decomisar tráileres, mercancía. Es responsable José Luis Ruiz Contreras de la muerte del hijo de Tomás Rosales”, aseveró en alusión a la desaparición y posterior asesinato de Pedro Pablo Rosales Zapata hace ocho años, cuyo padre fue diputado local durante la LIII (1990-1993).

“¡Es verdad! ¡No miento!, si no no estuviera aquí”, externó la mujer al momento de mostrar documentos ante los periodistas. Dijo temer por la seguridad de sus hijos porque aseguró que los han mandado amenazar de muerte con Manuel Ruiz Contreras.

Refirió ser también víctima violencia de género de parte de los hermanos Ruiz Contreras. “¡Me han amenazado de muerte él y su papá!”, añadió al momento de señalar al juez Julián Ruiz, quien permaneció sentado en la mesa del restaurante donde, junto con compañeros, ofreció una rueda de prensa sobre el juicio político interpuesto contra Almazán Cue.