5.1.2

Ciudad de México, (17 de abril de 2015).- La policía italiana arrestó a 15 inmigrantes que presuntamente causaron la muerte de 12 compañeros de embarcación al arrojarlos al agua en alta mar por el hecho de ser cristianos, según el testimonio de los sobrevivientes de la travesía desde las costas libias.

Las autoridades italianas informaron en un comunicado que los sujetos detenidos son de nacionalidad marfileña, maliense y senegalesa y todos están acusados del delito de homicidio múltiple agravado por el odio religioso.

La acusación se basa en el testimonio de una decena de pasajeros de la misma embarcación que fueron rescatados en alta mar por la Marina italiana y trasladados al puerto de Palermo.

“Los náufragos, muchos de ellos llorando, explicaron que habían sobrevivido no a un hundimiento provocado por las condiciones meteorológicas adversas o por la precariedad de la nave sino por el odio humano”, dijo en un comunicado la jefatura de policía de Palermo.

Los testigos relataron que partieron el 14 de abril desde las costas de Libia en dirección a Italia a bordo de una nave cargada con 105 pasajeros, esencialmente senegaleses y marfileños.

Durante la travesía, los tripulantes nigerianos y ghaneses fueron amenazados de muerte y con ser abandonados en alta mar por unas 15 personas de Costa de Marfil, Senegal, Mali y Guinea Bissau.

“El motivo de las amenazas se centra presumiblemente en la profesión, por parte de las víctimas, de un credo cristiano, al contrario que el musulmán profesado por los agresores”, agregó la policía.

Las amenazas presuntamente se cumplieron y los musulmanes procedieron a arrojar al agua a los cristianos, de los cuales sobrevivieron los diez que, tras ser salvados por la Marina italiana, relataron los pormenores ocurridos a bordo.

Los testigos aseguraron haber visto morir ahogados en el mar a 12 individuos de nacionalidades nigeriana y ghanesa, luego de que los musulmanes los arrojaron.

La policía dijo que continúa abierta una investigación para hallar a otros posibles responsables de la tragedia.

Fuente: Excélsior

Leave a Reply