jirafa-blanca

 

Ciudad de México (30 de enero de 2016).- Esta jirafa es tan especial que puede que sea, literalmente, una entre un millón. Su nombre es Omo, es blanca y vive en el Parque Nacional Tarangire de Tanzania. Avistada por primera vez el año pasado, se muestra que sigue viva y en perfectas condiciones.

“Ha sobrevivido a su primer año como cría, la etapa vital más peligrosa para una jirafa joven debido a que hienas, leones y leopardos las acechan como presas”, ha explicado al diario The Telegraph el ecologista y fundador de Wild Nature Institute (o Instituto de la Naturaleza Salvaje) Derek Lee.

Sin embargo, Omo aún no ha salido de los bosques. “Sus posibilidades de sobrevivir en la madurez son buenas, pero las jirafas adultas son perseguidas a menudo por su carne, y el color de su piel puede convertirla en objetivo”, ha explicado Lee.

En un post escrito el pasado abril, el Instituto de la Naturaleza Salvaje explicó que Omo no es una jirafa albina, sino que su color tiene que ver con el leucismo, que implica que algunas de sus células no son capaces de producir pigmento.

jirafa-blanca-3 jirafa-blanca-2

“Un modo de explicar la diferencia entre animales albinos y leucísticos es que los albinos sufren falta de melanina en todas partes, incluidos sus ojos, por lo que estos suelen ser rojos al dejar entrever los vasos sanguíneos”, explica esta organización.

“Omo es la única jirafa de color claro de la que tenemos constancia en este momento”, ha contado Lee a The Telegraph. “Pero hemos avistado más especies leucísticas en Tarangire, como antílopes acuáticos, búfalos cafre y avestruces”.

En un post de la semana pasada, la institución explicaba que un guía local había bautizado a Omo con ese nombre a partir de una popular marca local de detergente.

Fuente: Sin Embargo.