Astrolabio

Antonio González Vázquez

Una atrocidad más. La de ayer jueves, en el municipio de Aquismón, donde presuntos delincuentes abandonaron siete cadáveres masculinos, algunos de ellos, desnudos y con mensajes escritos sobre la piel.

Los cuerpos fueron hallados en la antigua y abandonada carretera libre Ciudad Valles-Rioverde, tramo ejido El Jabalí.

Habían sido torturados y luego ejecutados con armas de fuego y presentaban los rostros cubiertos con cinta canela. Los autores del homicidio múltiple serían de una organización del crimen organizado que pelea por la plaza con otra.

Sobre el hallazgo de los hombres no identificados, la Fiscalía General del Estado informó que las víctimas podrían ser originarias de entidades federativas vecinas a la Huasteca. Reportó, además, que habrían sido asesinados en otro lugar y que luego fueron abandonados en Aquismón.

De acuerdo con la organización civil Causa en Común, de enero a abril del año en curso, en San Luis Potosí se habían cometido 49 “atrocidades”. Estas se refieren a eventos criminales de alto impacto que tienen como característica principal la brutalidad.

En ese mismo período, pero del 2021, bajo la administración de Juan Manuel Carreras López, sumaban 41 “atrocidades”.

Las más recientes atrocidades en San Luis Potosí se cometieron entre los días 22 y 23 de mayo, cuando hubo 14 ejecutados en la capital, Tamazunchale, Soledad de Graciano Sánchez y Guadalcázar.

Apenas el pasado 16 de mayo entró en operaciones la Guardia Civil Estatal con la expectativa de pacificar al estado.

Este viernes, el gobernador José Ricardo Gallardo Cardona encabezó la Mesa de Seguridad en el municipio de Tamuín. En fotografías de esa sesión que ha difundido el mandatario, se le percibe adusto y preocupado.

A+