Astrolabio

Por: Eduardo Delgado

Los “guaruras” del alcalde capitalino, Ricardo Gallardo Juárez, protagonizaron este jueves un nuevo incidente violento contra periodistas asignados a la cobertura informativa del Ayuntamiento; el primero lo tuvieron a principios de diciembre del año pasado, contra personal de seguridad del gobernador, Juan Manuel Carreras López.

Aquella ocasión, previo a la inauguración de la Feria del Empleo, riñeron con guardaespaldas del mandatario estatal, porque desacataron la indicación de alejarse del presídium, pues supuestamente al titular del Poder Ejecutivo le desagrada la presencia notoria de vigilantes en eventos públicos.

Mientras pareciera que a Gallardo le complace lo contrario, rodearse de la mayor cantidad de elementos; durante un tiempo, cuando fungió como alcalde de Soledad de Graciano Sánchez, incluso era escoltado por personal con armas de alto poder.

Este jueves, a su salida por la puerta principal de palacio municipal, sus “guaruras” impidieron, inicialmente, que se le aproximara un grupo de periodistas, que lo aguardaba para entrevistarlo tras la cancelación de la sesión de cabildo.

No obstante los reporteros lo siguieron con dispositivos en mano para grabar la entrevista. El edil no paró y presuroso caminó hacia la calle de Los Bravo. Descendió la banqueta y avanzó entre un vehículo y un carretón de basura, al momento que giró hacia su derecha para asegurar que la cancelación de la sesión “no afecta”, se escuchó en un video divulgado a través de redes sociales.

A su paso, de frente, le salieron una reportera de Global Media y otra de Televisa, seguidas cada una por sus respectivos camarógrafos. “Se canceló y ya, porque están analizando y no quisieron…”.

Sin detener su andar, Gallardo Juárez cruzó un par de vehículos seguido por la periodista de Televisa, Elizabeth Hernández, que junto con otras compañeras lo siguió hasta la puerta del coche. Los guardaespaldas bloquearon y empujaron a otro grupo de periodistas para que no se aproximarán.

La periodista de Televisa se interpuso entre el alcalde y la puerta, al momento que el edil abordo el coche y adujo que el cabildo no sesionó “¡porque ya es fin de semana hija!”. La colega se interpuso para evitar que el personal de seguridad la desplazara para cerrar la puerta del automóvil y permitir al alcalde retirarse.

Los guardaespaldas la empujaron, le lastimaron un brazo y una pierna con la puerta del automóvil, un Bora color blanco, con placas de circulación VDS 21-80.

Leave a Reply

A+