Astrolabio

FAUS1

Ciudad de México (26 de marzo de 2016).- Faustino Jacinto Vázquez, de 101 años, y Estefana Gómez, de 99, forman uno de los matrimonios más longevos del país. Se casaron hace 83 años y medio, el 17 de octubre de 1932, tienen 11 hijos y formaron una familia que suma 224 personas.

Con algunos problemas de salud, viven en la misma casa desde que eran adolescentes, en el municipio Villa del Carbón, estado de México. Cuando se casaron Estefana tenía 16 años y Faustino dos años más.

En 2014 La Jornada visitó a la pareja en el ranchito Los Laureles, en el barrio Los Domínguez (http://bit.ly/1c5f0Gj). En esa ocasión los achaques aún no les impedían realizar sus actividades cotidianas y contar su historia, que comenzó cuando Faustino escuchó a su madre pronunciar el nombre de Estefana y hablar de que era una joven seria y de buenos sentimientos. Esto fue suficiente para que quedara cautivado.

Se empeñó en hacerla su novia, se la robó, se casaron y tuvieron 15 hijos, cuatro de ellos murieron. El mayor ahora tiene 80 años, mientras el más chico, 54. Tienen un yerno y nueve nueras, 68 nietos, 114 bisnietos y 21 tataranietos. Una familia numerosa con más de dos centenas de integrantes.

Ahora, Faustino enfrenta algunos problemas respiratorios y Estefana de la vista y el oído, pero aún se ocupa de las labores en su casa. Prepara comida y procura atenciones a su esposo, quien el 24 de junio cumplirá 102 años, lo cual, como cada año, será motivo de una gran celebración que atrae a la gente del pueblo.

Estefana dedica tiempo para cuidar las plantas que están en el corredor de la entrada de su casa, donde hay desde azucenas, margaritas, lagrimitas, lágrimas de María, bugambilias hasta una planta conocida como viejita. Mientras, Faustino aún juega dominó cuando alguien se atreve a retarlo.

La pareja vive sola en su propiedad y sus hijos se turnan para atenderla, por si presentan algún problema de salud, aunque ninguno de los dos padece alguna enfermedad grave o crónica.

Esta longeva pareja se mantiene junta en un país donde la tasa de separaciones por cada cien matrimonios lleva una tendencia al alza. En 1980 había cuatro divorcios por cada cien bodas, en 2010 la cifra ya era de 15 y en 2013 llegaron a 19.

De acuerdo con datos del Inegi, la edad promedio en 2013 para casarse era, en los hombres, de 30 años y en las mujeres de 27.

Fuente: La Jornada.

Leave a Reply

A+