Astrolabio

 

Por: Eduardo Delgado.

ANIV

Un extenso manto blanco de nieve “decoró” la belleza natural del lugar y atraídos por la nevada llegaron cientos de visitantes a disfrutar de un inusual espectáculo. Jugaron e hicieron monos de nieve, junto a los que se tomaron fotos y grabaron video que publicaron a través de redes sociales. Pasado aquello, sus pobladores siguen sumidos en la pobreza, en una comunidad con muchos problemas. Uno de ellos: Los infantes empiezan a beber cerveza antes de terminar la primaria.

La mayoría gana un sueldo “para comer mal mente” y con él subsisten “porque Dios es grande”, explicó Martín Torres García, originario de San Francisco, comunidad enclavada en la Sierra de Álvarez, perteneciente al municipio de Villa de Zaragoza, localizada a unos 50 kilómetros de la capital potosina, sobre la carretera 70, en dirección a Rioverde.

Al hombre de 53 años, que apenas término la primaria, le habría gustado convertirse en pugilista. Se considera afortunado porque trabaja en esa misma localidad y gana mil 200 pesos semanales, de su trabajo como alarife y del cuidado de animales. De vez en cuando un poco más, cuando le piden “trabajitos” de carpintería.

Los ayudantes de los carboneros ganan 900 pesos. Otros viajan a San Luis Potosí, Aguascalientes o Querétaro, a trabajar como peones de albañiles.

Para quienes se dedican a producir carbón de encino, su ingreso “es mejorcito”, porque de la venta de una tonelada obtienen entre 4 mil 500 y 5 mil 400 pesos, pero deben restar el pago de ayudantes y otros gastos.

La nevada también “es bonita para nosotros”, aseveró Martín en entrevista con Astrolabio Diario Digital. Pero fue mejor la registrada hace unos 13 años, porque “fue parejita y esta vez no”, comparó.

Además, “la anterior subió más el nivel de la nieve; esta vez cayó poca y toda allá arriba; para acá se extendió, pero poco”.

El pasado 9 de marzo un manto blanco cubrió el poblado e impidió el traslado de cientos de personas de San Francisco a sus centros de trabajo, porque la carretera permaneció cerrada al menos durante unas 24 horas. La falta a su trabajo seguro les fue descontada y ello repercutió en su precaria condición económica.

El hombre presume que San Francisco es un “rancho grande, pero como está escondido no se ve; un día pensaba contar la gente. Mentalmente, no yendo por las casas, pues conozco a la gente. Aquí nací”.

Hace tiempo no sale a trabajar de su comunidad, pero cuando se queda desempleado “voy a San Luis o hasta donde sea”.

Nevada y bajas temperaturas, refirió, afectaron más a las personas cuyas viviendas tienen techo de lámina, viviendas de adobe o de ladrillo sin revocar.

  • ¿Cuánto gana la gente a la semana en promedio…mil 200?
  • Unos más y otros menos.
  • ¿Cuánto los que ganan más?
  • Anda gente en San Luis que ganan mil 800, pero les viene saliendo casi lo mismo, porque allá deben pagar unos 300 pesos en comidas, otros 100 en refrescos y aparte el pasaje. Vienen saliendo igual o un pelito más arriba que yo.
  • ¿Los que ganan menos?
  • Unos 900 y aquí. Los carboneros ocupan una o dos personas para que les corten la leña y se la junten.
  • ¿Cuánto gana un carbonero?
  • Anda carilla la tonelada…exactamente no sé pero pienso que en unos 4 mil 500 o 5 mil pesos.
  • ¿Para producir una tonelada cuanto tiempo se lleva?
  • 15 días. Pero de allí el patrón le tiene que pagar al peón, al que se la trajo en el macho o en el burro desde arriba del cerro hasta donde la puede cargar la camioneta y pagarle hacienda. Se viene también con el comisariado ejidal, quien les extiende una factura, con la que él pasa a Hacienda…no sé cómo se hace eso. Y tiene que pagar al forestal para que venga y le marque los palos.
  • ¿Entonces gastan?
  • Pagan el peón, que si les ayudó seis días son 900 pesos; 300 pesos del viejo que viene a marcarlos y más de una tonelada…por 300 les marca cuatro toneladas. Ese hombre viene de San Luis cada que lo solicitan, cuando el carbonero ya no tiene marca lo solicita.

 

SOPA, FRIJOLES… LIMITADITO

Antecedido de dos mujeres, Martín fue el primer varón en su familia. Él y su mujer viven solos. Los cinco hijos que procrearon, tres mujeres y dos hombres, hace años los convirtieron en abuelos.

  • ¿Sus hijos procuran por ustedes?
  • No esta fácil, ellos también batallan. Uno lo ve. Ahorita para mantener una familia, con el sueldo que pagan, es muy difícil. Necesita uno comer puros frijoles y sopa… y eso limitadito, porque se viene el gas, la luz, los zapatos y con un sueldo de 900 pesos… se mantiene uno porque Dios es grande.

En esas condiciones “¿cómo les digo que me ayuden si veo que ellos apenas están saliendo?… es más estoy más desahogado yo, porque sé administrar mi poquito sueldo. Ellos no. Se les antoja una cosa y la compran, porque no están pensando: “Compro esto y mañana me voy a quedar sin comer”. Uno no, como ya pasó todo eso, se le antoja algo y primero hace uno la cuenta”.

  • ¿Los hijos los visitan seguido?
  • A veces diario o cada tres días. Los que están en San Luis duran más tiempo.
  • ¿Cuánto cuesta el pasaje de allá para acá?
  • Directo de allá nos cobran 59 pesos. Los autobuses de San Luis a Santo Domingo 10 pesos y de allí el Vencedor nos cobra 25 o 30 pesos. Ahorramos unos 20 pesos, pero hay que venir transbordado y si trae uno mercancía no se puede.
  • ¿Los mil 200 pesos semanales que gana para qué le alcanzan?
  • Para comer mal mente papas, sopa, frijoles, habas. Lo que venden aquí. A veces una o dos veces caldito a la semana de carne de pollo o de res. Por decir, yo tengo por costumbre, almorzar los domingos; aquí venden barbacoa y compro un puñito, medio kilo.
  • ¿Cómo fue su infancia?
  • Muy pobre. En ese tiempo aquí estaba de a tiro.
  • ¿Cuántos fueron de familia?
  • Cuando nos sentábamos a comer a veces no alcanzábamos. Bueno, mi mamá era muy lista y nos daba nuestra racioncita a cada uno para que diera vuelta a todos. Tortillas también. Unas tortillas a uno y otras a otro. Ella sabía más o menos y de esa forma comíamos. Muy difícil, en ese tiempo no había ropa. No usábamos zapatos.
  • ¿Su papá en qué trabajaba?
  • En la pedrera, que está aquí cerca… y sacaba poco.
  • ¿Hay gente de aquí que haya sobresalido?
  • Pocos han llegado a tener carrera. Hay unos muchachos a los que el papá se los llevo chiquillos a San Luis. Allá el hombre le echo ganas y estudiaron. El papá no era borracho. Uno de sus hijos es dentista y el otro también es profesionista.
  • ¿Vienen?
  • Sí. El dentista tiene su consultorio en San Luis. El papá se llama Nabor García y el hijo Hugo García. Un profesionista, por más pobre, gana más a comparación de uno, que apenitas la anda uno pasando. Yo sé trabajar, tengo dos oficios y hago otras cosas, pero aquí hay gente que no sabe hacer nada o nunca ha aprendido a hacer algo, a pesar de que todos tenemos las mismas capacidades, pienso yo. Si uno no las desarrolla… nadie puede hacer nada.

 

DE POLÍTICOS…ALCOHOLISMO…

  • ¿Cuándo vienen los políticos, qué les dicen?
  • Lo mismo…que ya va a cambiar todo, que ahora sí nos van a ayudar. Nos preguntan qué nos hace falta y hacen unas “listononas” pero nunca llega nada.
  • ¿No cumplen?
  • Pienso que es lo mismo aquí y en San Luis. Cuando andan de candidatos prometen pero no cumplen. Todos los años que he tenido de vida así ha sido.
  • ¿Si usted fuera político qué haría para resolver los problemas…por dónde empezaría?
  • Primero no embolsarme el dinero público. Eso (que se lo roban) no es un secreto, sale en las noticias que fulano se llevó quién sabe cuántos miles. Se lo llevan y no hacen las obras que el pueblo necesita. Todas las calles las hicimos nosotros.
  • ¿Si fuera Presidente Municipal qué haría?
  • Primero enterarme de los problemas.
  • ¿Usted vive aquí y los conoce?
  • Las calles son un problema porque están sin pavimentar. Todas las hemos hecho a faina y el gobierno no apoyado con nada. Hay que echarles concreto hasta donde el presupuesto alcance.
  • ¿De qué le sirven a los pobladores las calles pavimentadas?
  • Para caminar. La calle y el agua son los elementos que a todos nos sirven. Sin el agua no vivimos. Si la calle esta pareja camina uno en la noche y no se tropieza. Sino tiene uno que ir a gatas, agarrándose de las piedras y es difícil caminar.
  • ¿Pero es más grave la falta de agua?
  • Ahorita teníamos unos dos meses sin agua. Vamos al pozo, que esta lejecitos y hay que caminar una buena distancia, entre laderas, para traerla en botes o en ánforas. El pozo no es muy hondo, pero todo el tiempo da agua y cuando no hay en la red vamos al pozo.
  • ¿De dónde es el agua de la red?
  • De otro manantial, pero muchas veces por el deterioro los tubos se rompen o allá arriba se tapea la red.
  • ¿Usted renovaría los tubos?
  • Sí. Además instalaría unos medidores en cada casa, porque si yo agarro primero ya no le llega a la vecina y muchas veces otro hasta la puede estar tirando para no dejarla llegar al vecino. Así el que gasta harta agua paga.
  • ¿Hay problema de alcoholismo en la comunidad?
  • Sí. En todas las tiendas venden cerveza.
  • ¿Prohibiría su venta?
  • No, pero sí regularía de que se les venda a ciertas personas y a otras no, porque hay muchos muchachillos que todavía no salen de la primaria y ya andan echando cerveza.
  • ¿Los ha visto?
  • Un día me tocó estar en un baile, en la puerta, prohibiendo la entrada a personas con bebidas y vi que muchos chiquillos ya andan echando cerveza.
  • ¿Por creé qué beben?
  • Pues andan libres en las calles y el papá no les dice nada.
  • ¿Los padres entonces dónde están?
  • Anda igual, en la parranda, con la bola de sus amigos echando cerveza.
  • ¿No les preocupan los hijos?
  • Si uno ya de viejo la riega, un niño todavía no sabe ni a dónde va. Nada sabe, aunque digan hoy los niños son muy listos porque saben internet. A mí no me engañan… no saben nada de la vida.
  • ¿Qué haría aparte de prohibirles la venta de cerveza a los menores?
  • Invitar a los padres a que pongan atención en sus hijos. Es muy difícil.
  • ¿Usted llego a tomar en la primaria?
  • Sí. A mí el vicio me descontroló, si no hubiera estudiado más. No fuera albañil. Tal vez habría estudiado un poco más o habría sido boxeador.
  • ¿Hasta qué grado estudió?
  • Apenas la primaria.
  • ¿De haber podido usted habría seguido estudiando?
  • Nada más que estaba muy difícil en ese tiempo, pues no había los apoyos que hay ahorita. Ahorita les dan las becas, el programa Oportunidades y de vez en cuando viene alguien y les da lápiz y libretas a principios de año.
  • ¿Quién se los trae?
  • Son del gobierno. No será cada año ni muy seguido, pero he oído que les vienen a dar.
  • ¿Qué le diría si viene el alcalde y le pregunta cómo les fue de nevada?
  • Que no mando ninguna cobija, de perdido. Estaba haciendo frío y no nos mandó azúcar para un cafecito para estarnos allí sentados.
  • ¿De todos modos sí se tomó su café?
  • Sí como no, estuve sentado tomando un café, reponiéndome de la mojada.
  • ¿Viendo la televisión?
  • No, pues ya no la quitaron. No ve que ya metieron la señal digital y ahorita no hay para comprar una televisión de las nuevas.

Leave a Reply

A+