Teenage girl with camera

 

¡Ah, el tiempo libre! Ese bonito momento del día en el que el trabajo está entregado, los trastes limpios y podemos hacer lo que queramos. Pero si además de disfrutar de tu libertad, quieres aprovechar ese tiempo para ser más inteligente… Entonces sigue leyendo.

Mueve tu cuerpo.

No es que tengas que ir al gimnasio todos los días para marcarte; realiza una actividad física que disfrutes, como nadar o correr. Cuando te ejercitas, tu cerebro libera una proteína llamada factor neurotrófico derivado del cerebro o BDNF, por sus siglas en inglés, que ayuda a los procesos cognitivos de tu cerebro y a la memoria de largo plazo.

No hagas sólo air guitar.

Desempolva esa guitarra que dejaste de tocar porque “ya no querías ser rockero”. Tocar un instrumento musical mejora la capacidad cognitiva y a sacar mejores calificaciones en la escuela, pues mejora el rendimiento académico, promoviendo el desarrollo de ciertas funciones ejecutivas del cerebro.

Si tienes hijos, intenta que practiquen desde pequeños, pues lo niños que son capaces de tocar un instrumento, muestran un mejor rendimiento en fluidez verbal y velocidad de procesamiento.

Aprieta botones.

He aquí el pretexto perfecto para la mamá, la pareja o el amigo que te dice que “dejes ese maldito aparato”.

Jugar videojuegos desarrolla la memoria de trabajo, que es la responsable de mantener y procesar nueva y vieja información. Además, jugar mejora tu navegación espacial, pensamiento estratégico y rendimiento de motor. De hecho, jugar 30 minutos al día puede incrementar significante materia gris en el cerebro.

videojuegos

 

 

 

Aprende el lenguaje del amor.

Imagínate a las orillas del Río Sena en París tomando un café, cuando de repente llega el amor de tu vida y no sabes hablar francés. Piensa en ese viaje que quieres hacer y aprende un nuevo idioma, pues hablar varios mejora las funciones ejecutivas de tu cerebro, haciendo que obtengas mejores resultados realizando tareas difíciles. Las personas bilingües son mejores resolviendo enigmas, planeando y organizando tareas debido a su capacidad de cambiar de actividad fácilmente y a una mejor atención.

Abre un libro.

Un buen libro mejora tu vocabulario, y leer diario provoca un importante incremento en las conexiones de la corteza cerebral temporal izquierda de nuestro cerebro, asociada a la receptividad del idioma. Los lectores experimentan un proceso semántico que “copia” la actividad cerebral cuando realizamos ciertas acciones, es decir, cuando leemos sobre manejar un automóvil, nuestro cerebro dispara las mismas conexiones cerebrales que cuando lo hacemos en realidad.

 

leer

 

 

Así que no hay pretextos para realizar uno  de estos pasatiempos que pueden hacerte más inteligente.

 

 

 

 

Fuente: Click Necesario.