Five year-old Murtaza Ahmadi wears a shirt of Barcelona's star Lionel Messi as he plays soccer at the Afghan Football Federation headquarters in Kabul, Afghanistan February 2, 2016. Barcelona star Lionel Messi will meet an Afghan boy who gained Internet fame after a touching series of photographs went viral, showing him playing in a shirt improvised from a plastic bag and bearing the name and playing number of his hero. REUTERS/Omar Sobhani - RTX251IU

slide_476042_6497824_free

 

Kabul, Afganistán (03 de febrero de 2016).- El pequeño Murtaza, un niño afgano de cinco años de edad que desde hace días arrasa en las redes sociales tras hacerse virales unas fotos en las que viste una camiseta de Messi hecha con una bolsa de plástico, no sólo conocerá a su ídolo en los próximos días, pues la Federación Afgana de Futbol (AFF, por sus siglas en inglés) le regaló la playera oficial del delantero argentino.

La AFF otorgó este presente a Murtanza al enterarse de la situación del pequeño. Además, el infante pudo estrenar su obsequio en el Estadio de Kabúl de Afganistan, pues el organismo le permitió jugar con el equipo juvenil.

“La dirección de la Federación Afgana de Futbol ha recibido correos electrónicos de Lionel Messi y del FC Barcelona en relación al encuentro”, informó a Efe el portavoz de la AFF, Syed Ali Kazemi.

El portavoz confirmó que la cita ya está organizada, por lo que el pequeño, residente en una aldea remota de la provincia de Ghazni, una región del sur del país golpeada por el conflicto, pronto verá su sueño hecho realidad.

Las imágenes de Murtaza ataviado con una bolsa plástica de rayas verticales azules y blancas con el nombre de Messi y el número 10 escrito a bolígrafo, emulando el dorsal de su ídolo en la selección argentina, han dado la vuelta al mundo durante las últimas semanas.

Si bien todavía no habla de forma fluida, el niño acertó a explicar a Efe por vía telefónica lo mucho que le gusta “Meshi” y cuánto desea “conocerle y jugar” con él.

Murtaza, perteneciente a la minoría étnica hazara (de origen mongol), llevaba tiempo pidiendo a su familia una camiseta del argentino, pero en su remoto lugar de residencia no es posible conseguir tal artículo, indicó a Efe su padre, Ahmadi.

“Incluso se despertaba en el medio de la noche y comenzaba a llorar en su cama, hasta que un día encontró una bolsa de plástico y se la llevó a sus hermanos para que le hiciesen una camiseta de Messi”, detalló el humilde agricultor.

Mantiene que el improvisado dorsal ha sido como un “remedio” para su hijo, quien ahora lo viste para jugar con sus amigos mientras asegura a gritos que “es Messi”.

El chico se pasa el día jugando al futbol con un balón de voleibol y las botas altas de su padre, ya que su familia no se puede permitir el equipo adecuado.

También sigue los partidos de su ídolo los días soleados, gracias al panel solar que Ahmadi ha instalado con una batería de coche para hacer funcionar la televisión en una aldea sin corriente eléctrica.

“Murtaza siempre pega a sus hermanos [seguidores de Cristiano Ronaldo], les salta encima y les abofetea cuando están viendo partidos de fútbol”, manifestó el agricultor.

Fuente: Sin Embargo.