Astrolabio

Por Victoriano Martínez

Un grupo de periodistas potosinos se sumó hoy a la Movilización escalonada en protesta por los periodistas asesinados, con un encuentro en el quiosco de la Plaza de Armas, donde se manifestaron en contra de las agresiones a la prensa, la impunidad y el abandono en que se tiene la protección al gremio en el Estado.

Encabezados por Julio Hernández López, director de La Jornada San Luis, los periodistas portaron carteles con las imágenes de los periodistas asesinados durante el mes de marzo: Miroslava Breach Valducea, en Chihuahua; Ricardo Monlui Cabrera, en Veracruz, y Cecilio Pineda en Guerrero.

Harnández López lamentó la situación en que se encuentra el ejercicio periodístico y se pronunció por que las autoridades, “más allá del discurso y las palabras se decidan a revisar los mecanismos de atención y protección a los periodistas y que haya castigo real a los autores de crímenes contra el gremio”.

Advirtió sobre el clima de intimidación que amenaza el ejercicio del periodismo en San Luis Potosí, con la preocupante indolencia de las autoridades, lo que podría representar aquí se pudiera estar incubando una condición de alto riesgo para los periodistas, como la que en otras partes del país ha cobrado la vida de compañeros del gremio.

Juan Antonio González, colaborador de Astrolabio Diario Digital, manifestó la preocupación que existe por la situación adversa que enfrenta la prensa, cuyo manifestación extrema es el asesinato de sus trabajadores, al grado de que este mismo domingo se dio el cierre de la versión impresa del periódico Norte de Ciudad Juárez.

Entre los periodistas que se manifestaron, Oscar G. Chávez, ex colaborador de La Jornada San Luis, protestó por “la falta de respaldo gubernamental para aquellos que por realizar críticas y hacer públicas las corruptelas de un sistema descompuesto hasta la médula, se encuentran expuestos a amenazas provenientes de los mismos a los que evidencian”.

Chávez, quien el año pasado se retiró temporalmente de La Jornada San Luis, leyó un texto preparado para la manifestación, en el que advierte que “a nadie beneficia que plumas críticas estén en suspensión frente a las agresiones de un aparato oficial agresivo, silente y omiso”.

Este es el texto leído por Chávez:

Hoy mientras recordamos a Miroslava Breach, y condenamos su cobarde asesinato derivado del ejercicio de su profesión; es pertinente recordar también a los otros periodistas fallecidos por causas similares, y nos sumamos a la exigencia general de protección a aquellos que de una forma ética y comprometida, continúan denunciando de manera pública.

El ejercicio que años atrás hubiera convertido al periodista en un ser prácticamente intocable hoy lejos de garantizarle protección es un aliciente para comprometer su trabajo y en muchas ocasiones hasta su vida; pareciera que se vuelve a los tiempos en que cualquier crítica periodística al aparato gubernamental era castigada de inmediato. Hago alusión a personajes potosinos como el periodista e historiador Primo Feliciano Velázquez, y Filomeno Mata; ambos adversarios constantes y precisos del régimen porfirista, que en repetidas ocasiones fueron a dar a la penitenciaría de San Luis el primero, y a la cárcel de Belén, el segundo.

Hoy, al tiempo que condenamos el crimen que acabó con vida de la periodista Miroslava Breach, condenamos también la falta de respaldo gubernamental para aquellos que por realizar críticas y hacer públicas las corruptelas de un sistema descompuesto hasta la médula, se encuentran expuestos a amenazas provenientes de los mismos a los que evidencian.

San Luis Potosí, y los periodistas potosinos, sabemos de eso; ¿no son los últimos tiempos en los que se ha ejercido una presión y represión nunca antes visto en esta tierra?

Los autores, los represores, tienen rostro, tienen nombre, ocupan encargos otorgados por el mismo pueblo al que hoy defraudan; veo el palacio de enfrente y enmudezco; veo al empequeñecido palacio de gobierno y cuestiono la ausencia de respuestas, de acciones, de respaldos.

No es una lucha ideológica, no es una lucha de partidos, es una lucha contra un enemigo distinto, un enemigo desconocido para estas tierras, acostumbrado a imponer, a ordenar, a exigir a hacer callar.

Hoy, al tiempo que exigimos el esclarecimiento del crimen de Miroslava Breach, exigimos también que en San Luis Potosí cesen las hostilidades contra todos aquellos miembros de los medios de comunicación y de la sociedad civil que a partir de su compromiso social de investigar e informar, han enfrentado ya no sólo a un terrorismo psicológico, sino también a amenazas directas contra su persona, contra sus familias, contra sus fuentes de ingreso. Contra su libertad de expresión y contra su derecho a informar.

Hoy, antes que en San Luis Potosí se hable de una prensa y sociedad silente, invito a que mediante el ejercicio de la denuncia a través de los medios de comunicación, se señale, se evidencie, se haga pública cualquier amenaza, cualquier acto que lesione a periodistas.

El valor, el talento y el conocimiento implican responsabilidades de hacer y de no hacer; es necesario ponerlas en una balanza; ahí es donde debemos elegir. Consideremos, no obstante, que a nadie beneficia que plumas críticas estén en suspensión frente a las agresiones de un aparato oficial agresivo, silente y omiso.

A la protesta se sumaron integrantes de algunas agrupaciones de activistas, como Ciudadanos Observando, y líderes de comerciantes ambulantes que hoy confrontan a la administración del alcalde Ricardo Gallardo Juárez, a quien señalaron por mantener un control sobre la prensa local por vía de compra de espacios publicitarios, pero también vía la intimidación.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A+