Por Victoriano Martínez

Cuando un personaje privilegia hacer carrera política para escalar cargos, pronto se vuelve sordo a todo aquello que no se le presente como una acción que lo ayudará a ganar la próxima elección, e insensible a las necesidades de la población que lo eligió porque para ese personaje dejan de ser ciudadanos para convertirse en meros votos a obtener a cualquier precio… con cargo al erario.

Para quien ponga en duda la legitimidad y hasta la legalidad de sus actos no sólo no debe extrañarles que el personaje los ignore, sino que los llegue a considerar enemigos o hasta piense que se han confabulado con sus contrincantes políticos. Para esos personajes la legitimidad y la legalidad no puede ser una aspiración ciudadana. También se vuelven ciegos.

La Comisión de Quejas y Denuncias del Instituto Nacional Electoral emitió el pasado 30 de junio el acuerdo número ACQyD-INE-7/2020 sobre el inicio de procedimientos sancionadores contra 63 personajes de esos que anteponen su promoción personal al servicio público que deben atender.

Entre esos personajes, tres potosinos fueron incluidos. No significa que sean los únicos, pero sí quienes han realizado tal auto promoción que resultan bastante notorios: Ricardo Gallardo Cardona, Oscar Bautista Villegas y Xavier Nava Palacios.

Tres botones de muestra aportados por el INE para que el Consejo Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (CEEPAC) se ponga las pilas y abra su propia investigación para tantos otros personajes que andan por ahí en las mismas.

Tres casos para quienes legitimidad y legalidad se vuelven un estorbo cuando algunos ciudadanos las reclaman, pero especialmente cuando la autoridad electoral se las requiere.

“No importa que me sigan sancionando, yo seguiré ayudando”, fue la respuesta al INE sobrepuesta en dos imágenes en las que Gallardo Cardona entregaba despensas, a pesar de decirse –en un video– respetuoso de las instituciones. Pero esa fue la respuesta efectista para el público.

En su acuerdo, la Comisión de Quejas y Denuncias reporta los cinco cuestionamientos que se le hicieron a los 63 personajes bajo proceso sancionatorio.

Se ordenó requerir a las servidoras y servidores públicos denunciados para que dieran contestación, cada uno de ellos, a los cuestionamientos siguientes:

  1. Si el perfil ubicado en la URL antes reseñadas (conforme al cuadro inserto) es o ha sido administrado, controlado o manipulado por Usted o personal a su cargo y, en su caso, indique el nombre y cargo de la persona que los administra, así como sus datos de localización.
  2. Informe si durante la contingencia sanitaria hizo entrega de apoyos a la ciudadanía.
  3. De ser el caso, informe la finalidad que tuvo el ofrecimiento o la entrega de dicha dádiva, producto o beneficio y la forma en la que adquirió los mismos, precisando si fue con uso de recursos públicos o privados.
  4. Indique si a la fecha continúa entregando algún artículo, material o dádiva a la ciudadanía o pretende hacerlo.
  5. Informe cualquier otro dato que estime relevante relacionado con lo anterior.

Formalmente Gallardo Cardona no fue retador, le respondió al INE que “el perfil no es administrado por él; entregó insumos pero no llevan su nombre”, según resume la Comisión en su acuerdo. Las dos caras de Gallardo Cardona, pues.

Oscar Bautista Villegas también le respondió al INE sobre su promoción en Facebook: “El perfil no es administrado por él; entregó despensas y gel antibacterial a petición de los beneficiarios, con recursos propios”, dice el resumen.

Dos respuestas con las que es claro que tratan de engañar a la autoridad para librarse del estorbo que les representa para lo único que les interesa: medrar en modo oportunista en plena tragedia por la pandemia.

Para el alcalde Nava Palacios, el requerimiento que le hizo el INE ni siquiera mereció una respuesta, así fuera con una mentira, como la que dieron sus dos colegas.

Es claro que se trata de personajes que privilegian su carrera política para escalar cargos y, si con la autoridad electoral reaccionan de esa manera, mucho menos se puede esperar que atiendan reclamos ciudadanos como el que este martes reiteró el Frente Ciudadano Anticorrupción ante el Cabildo capitalino.

El servicio público, la legitimidad y la legalidad dejan de existir para ellos, cuando lo único que son capaces de mirar es la próxima elección.