Eduardo Delgado

Debido al Covid-19, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), bajo la dirección del rector Manuel Fermín Villar Rubio, anunció la suspensión de actividades académicas a partir de este martes, pero no las administrativas, en cuyo caso suman unos tres mil 500 empleados universitarios, de los cuales más de 400 laboran en la Torre Administrativa, localizada en la zona poniente de la ciudad.

Bajo el anonimato, por temor a represalias, trabajadores de la Torre Administrativa denunciaron que esta mañana se presentaron a trabajar y que a su ingreso no se estableció ningún tipo de filtro para detectar la entrada de personas con síntomas de resfriado ni tampoco un módulo con gel antibacterial.

Este lunes, por la noche, la Universidad emitió un comunicado para anunciar la suspensión de clases presenciales a partir de este martes e informar que, en el caso de las actividades académico-administrativas, se procederá igual, pero “de manera paulatina y ordenada”.

Este martes, personal administrativo de la Máxima Casa de Estudios denunció que las labores administrativas, incluso en el Edificio Central, se reanudaron después del fin de semana largo, sin la adopción de medidas preventivas para evitar contagios entre empleados, como la detección de personas con temperaturas altas.

Consideraron como una incongruencia que en la unidad administrativa, donde se concentran unos 400 empleados, no se suspendieron labores y no se implementó ningún tipo de medida preventiva.