Astrolabio

Angélica Campillo

El vocero de la organización civil Ciudadanos Observando, José Guadalupe González Covarrubias, dijo esperar que no exista algo de fondo e impunidad tras la detención de la exsecretaria de Salud, Mónica Liliana Rangel Martínez, el pasado martes 12 de abril.

“Habría que esperar cómo se desarrolla el proceso y que no vayan a salir con que se violó algún debido proceso”, argumentó González Covarrubias, luego de la detención por parte de las fiscalías de los estados de México y San Luis Potosí, de la también ex candidata a la gubernatura por Morena.

El activista recordó que la primera denuncia penal en contra de Mónica Rangel y Gabriel N., detenido hace varios meses, la interpusieron unos esposos propietarios de la empresa Quickshine, a quienes les robaron su identidad.

A esta compañía la Secretaría de Salud le pagó 3 millones y medio de pesos en el transcurso de una hora.

Apuntó que el señor Eduardo Lárraga Martínez interpuso la segunda denuncia porque también le robaron su identidad, y su caso fue manejado por el abogado Tomás Coronado.

Ciudadanos Observando espera que se pueda proceder de manera correcta en este caso y se haga justicia, pues lo que se le hizo a San Luis Potosí con recursos destinados a la salud, “fue algo verdaderamente brutal, nunca antes visto a esas dimensiones y no puede haber impunidad”.

Varias organizaciones ciudadanas entre las que se encuentra Ciudadanos Observando y el Frente Ciudadano Anticorrupción denunciaron a Mónica Rangel ante la Unidad de Inteligencia Financiera del Servicio de Administración Tributaria (SAT), la Auditoría Superior de la Federación (ASF), así como en la Auditoría Superior del Estado (ASE).

A consideración del activista, ahora falta ver quiénes más pudieron estar involucrados, incluidos exfuncionarios de alto nivel, además de que quien puede aportar elementos fundamentales en el caso, es la Unidad de Inteligencia Financiera.

A+