Jaime Nava

La cifra es ridículamente menor; sin embargo, los policías de San Luis Potosí también han sido víctimas de la delincuencia y la impunidad que prevalece en el estado, especialmente durante el cumplimiento de sus labores.

De acuerdo con la respuesta entregada por la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) a la solicitud de información con número de folio 01155619, entre el 2012 y el 2019, nueve policías han sido despojados de parte de su equipo.

En 2012, al atender un reporte de “riña pandilleril”, a un elemento de seguridad le robaron “un chaleco antibalas, un juego de esposas y unas llaves de unidad policiaca”; ningún delincuente fue capturado por ese hecho, según reportó la SSPE.

Al año siguiente también durante una “riña pandilleril” fue robada el arma de fuego de uno de los policías que acudió a atender el reporte. Las armas de dos policías que fueron asesinados en 2016 igualmente fueron robadas. En ninguno de los tres casos se capturó a los responsables.

Sólo en 2017 lograron detener a quien sustrajo “una llave de unidad policial” a dos elementos durante una riña. Es el único detenido por robarle sus pertenencias a algún policía del 2012 a la fecha. El año pasado tres policías perdieron la vida y sus juegos de esposas.

En lo que va de 2019 los policías no han sido víctimas de la delincuencia; la SSPE reportó cero robos a sus elementos.

Policías habrían extraviado 54 armas

En julio de este año, Astrolabio Diario Digital reveló que la SSPE reservó por cinco años la información sobre las armas que han sido robadas a agentes de la Policía Estatal o que han sido extraviadas entre enero de 2006 y diciembre de 2018.

A pesar de que la SSPE no quiso dar a conocer esos datos, sí fue posible obtenerlos debido a que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) los hizo públicos –aunque actualizados a septiembre del 2017– mediante una respuesta a la solicitud con número de folio 0000700149117.

De acuerdo con las cifras de la Sedena, entre 2012 y septiembre de 2017, los policías potosinos perdieron o les fueron robadas 57 armas de fuego (cortas y largas). Si a esos datos se le restan las tres armas que la SSPE dice que son las únicas robadas a sus policías en el mismo periodo de tiempo, quiere decir que el resto, 54 armas, fueron extraviadas por los propios elementos.