Astrolabio

Por Victoriano Martínez

Mientras para la Iglesia Católica los últimos tres años han sido de “apremiantes dificultades económicas” como para modificar las tarifas de sus servicios religiosos, para el poder civil la cuota por una ceremonia equiparable (el matrimonio) tuvo un aumento promedio del 461.38 por ciento en promedio entre sus distintas modalidades.

De acuerdo con el comunicado que la Arquidiócesis envió a ministros para darles a conocer el decreto que fija los aranceles por los servicios religiosos que prestan en las distintas parroquias, por tercer año consecutivo esas cuotas no se modificarán para este 2018.

”Me permito entregarte el listado de Aranceles que por Decreto del Sr. Arzobispo Don Jesús Carlos Cabrero Romero hizo llegar a toda la Arquidiósesis y el cual se ha mantenido desde el 5 de diciembre del 2014 en razón de las apremiantes dificultades económicas que atraviesa la inmensa parte del Pueblo de Dios”, expresa el comunicado firmado por Rubén Pérez Ortiz, ecónomo de la Arquidiócesis.

Enseguida desglosa las cuotas de las tarifas en tres apartados: Misas y Ceremonias, Otros Sacramentos y Notaría.

En el mismo comunicado, le da a conocer la relación de sueldos de la jerarquía católica de párroco hacia abajo, sin que se mencionen los funcionarios de la Arquidiócesis ni el propio arzobispo Cabrero Romero.

El comunicado cierra con la advertencia de que el decreto arzobispal incluye consideraciones que deben ser atendidas a criterio de los sacerdotes y demás religiosos al momento de aplicar las cuotas por los servicios que prestan.

“Hay unas normas finales en el Decreto en donde asevera que han de aplicarse con criterio flexible y con suma caridad pastoral cuando se trata de personas de escasos recursos; ante quien se debe guardar especial consideración sobre todo en los sacramentos de: Bautismo, Confirmaciones, Matrimonios y Exequias”, concluye el comunicado.

Entre las tarifas de los servicios religiosos y las que prestan las autoridades civiles resulta comparable el caso de los matrimonios, que en los dos ámbitos se dan, y como tales muestran la distinta actitud entre los religiosos y los civiles para tomar en cuenta las dificultades económicas de la sociedad, pues los segundos han aplicado aumentos importantes en los últimos tres años.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A+