Leticia Vaca

“A mí ya no me pueden devolver a mi papá”. Negligencia, discriminación, trato inhumano, negación al derecho a la salud y la vida, denunció Palmira Flores, quien narró el calvario que padeció su familia y que tuvo como consecuencia la muerte de su padre, Domingo Flores García, líder de la Comunidad Triqui.

Palmira Flores relató que, al acudir al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a su padre le dijeron que sus malestares se debían a una gastritis crónica.

“El caso de negligencia comenzó desde hace dos meses porque mi padre debía ser intervenido para que se le retirara la vesícula porque ya estaba muy grave; cuando él llega al Instituto del Seguro Social le dicen que no tiene nada, que es una gastritis crónica que se le va a curar con pastillas; uno confía en ellos porque son los médicos, son las personas que se encargan de salvar la vida de las personas”, continuó.

Señaló que en ese lapso donde intentó curarse la supuesta gastritis crónica, tuvo una crisis convulsiva y el 16 de julio de este año “ingresa (al IMSS) por la crisis convulsiva, logran estabilizarlo y lo que dicen, porque mi padre durante su estancia en el Seguro se sigue quejando del dolor que tenía en la panza, me dicen ‘no se preocupe’, lo que su papá tiene es que quiere llamar la atención, no tiene nada, ya se le checó está todo muy bien”.

Posteriormente, el 20 de julio, recordó, en la Clínica 50 del IMSS le hicieron una tomografía, de cuál se les informó que Domingo debía ser intervenido y permanecer 15 días en observación para monitorear que no presentara vómito o sangrado, sin embargo les indicaron que esta observación debería ser en la clínica familiar a la cual pertenecía, pero a pesar del estado en el que se encontraba lo rechazaron y lo enviaron a su casa.

“Cuando él regresa a su clínica lo que dicen es que ‘usted no puede estar aquí, se va a tener que ir a su casa por el Covid-19’ y como mi papá tenía un trasplante, le dicen que es una persona de alto riesgo para contagiarse (…) no entendemos por qué lo envían a casa en condiciones lamentables, porque ya no podía hablar, no podía caminar, no podía pararse y la única condición que dejaron para que él regresara era si iba convulsionando o sangrando, prácticamente que se esté muriendo”.

Como segunda alternativa, buscaron que Domingo recibiera atención en el Hospital Central, en donde incluso tuvieron que negar ser afiliados al IMSS para que se les brindara la atención, pero “igual se le negó el acceso y le piden que garantice que va a poder pagar por lo que se le iba a realizar”.

Ante la desesperación, y para que Domingo fuera intervenido de manera inmediata, decidieron acudir a una clínica privada: “Ingresa al hospital Star Médica y la vesícula ya la tenía podrida, no era una maldita gastritis crónica como nos dijeron en el Seguro. Se le tuvo que intervenir de urgencia, pero una intervención complicada porque ya también era el hígado… Mi padre no pudo salir y ahora lo único que demandamos es que se hagan responsables, porque a mi padre ya no me lo van a devolver”.

Al no poder cubrir los gastos hospitalarios, que ascienden a 300 mil pesos, la clínica se niega a entregar el cuerpo de Domingo, no obstante, mediante asesoría que han recibido, supieron que el negarles el cuerpo de su padre es ilegal, por lo que decidieron demandar ante la Fiscalía General del Estado para “que nos entreguen el cuerpo de mi padre y al menos podamos despedirlo”.

Además, mencionó que entregaron una carta el 21 de julio al director del IMSS a nivel Federal, Zoé Robledo, con copia a Raúl González de la Vega, encargado del Instituto Estatal de Atención a Pueblos Indígenas en el Estado (Indepi), quien “nunca respondió el maldito teléfono para atendernos, ya sabemos que el Indepi no tiene recursos pero su labor es gestionar. La autoridad se tiene que hacer responsable de cubrir los gastos médicos de la clínica privada porque se le negó la atención en su clínica familiar”.

“Que les quede claro que no pueden hacer eso a las comunidades indígenas, eso es totalmente inhumano pero es una realidad y no podemos permitir que eso se vuelva a ocurrir”, sentenció.

Finalmente, Palmira pidió a los medios replicar el siguiente mensaje: “La comunidad Triqui de San Luis Potosí, en apoyo a la comunidad Mazahua, Mixteca, Tenek y Güirra, despedimos al señor Domingo Flores, un líder muy importante de la comunidad Triqui, con una trayectoria política en San Luis que cualquier persona a la que le pregunten encargado en materia indígena les va responder de qué se trata”.