Astrolabio

Por Victoriano Martínez

Tras la publicación de la maniobra realizada en la Auditoría Superior del Estado (ASE) para propiciar la llegada de Rocío Elizabeth Cervantes Salgado como encargada del despacho en lugar de Daniel Mendoza Pérez, personal de la dependencia aclaró que en el nombramiento se aplicó la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas y el Reglamento de la ASE y no la anterior Ley de Auditoría.

El señalamiento no cambia en nada lo ocurrido, sino que sólo resulta una precisión pertinente que ubica con mayor exactitud las disposiciones por las que se aplicó el enroque entre los dos funcionarios: se utilizó un nombramiento de último momento para que la encargada fuera Cervantes Salgado y no Mendoza Pérez.

En atención a esa precisión, Astrolabio Diario Digital presenta nuevamente la imagen sobre la “Prelación para suplir al Auditor Superior del Estado”, con las disposiciones aplicadas y las posiciones que, en el directorio de funcionarios, ocupaban Cervantes Salgado y Mendoza Pérez, previo a la renuncia de José de Jesús Martínez Loredo.

Cabe mencionar que para la elaboración de la nota que dio pie a esta precisión, se buscó el reglamento de la ASE en el portal de transparencia de ese organismo, donde sólo aparece la versión anterior.

La Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas fue publicada en el Periódico Oficial del Estado el 10 de abril, en tanto que el nuevo reglamento fue publicado el 12 de junio, el mismo día que se difundió el video de Enrique Flores Flores que detonó el escándalo de la ecuación de la corrupción y cuatro días antes de la renuncia de Martínez Loredo.

Las disposiciones que aparecen en la abrogada Ley de Auditoría Superior del Estado en los artículos 11 y 16 fueron prácticamente trasladadas íntegras al artículo 72 de la Ley de Fiscalización y al artículo 3 del Reglamento Interior de la ASE, salvó porque en el nuevo reglamento ya no aparece la Coordinación de Auditorías Especiales en primer término.

 

 

A+