Astrolabio

Por Victoriano Martínez

Un ejecutado en Mexquitic, que se suma a los cuatro ultimados el miércoles en la colonia Tepeyac, que se suman a los dos ejecutados el lunes en la Delegación de La Pïla, que se… forman parte de una reseña que no para, pero que da cuenta clara de que persisten los problemas de inseguridad y la razón por la que se incrementa el porcentaje de la población con miedo.

Contar con nuevas patrullas de polisía, así resulten muy vistosas y llamen la atención al grado de provocar escarnio local y más allá de las fronteras del Estado, incrementar las detenciones de personas ebrias y anunciar a los cuatro vientos que se tiene el mejor programa de seguridad pública no son indicador de abatimiento de la inseguridad y el tiempo será quien muestre su efectividad.

En cuatro meses, la conversión de las engorrosas reuniones diarias de seguridad pública encabezadas por el gobernador en tres reuniones cortitas semanales ejecutivas itinerantes por diversos municipios del Estado tampoco han derivado en resultados tangibles de combate a la inseguridad.

Iniciativas para presuntamente modificar la estructura de las corporaciones de seguridad pública, incompletos y poco visibles grupos especiales tipo Swat, equipamientos de relumbrón y demás medidas para el combate al crimen tampoco frenan el recuento interminable de atrocidades.

Una realidad a golpe de crímenes de alto impacto que también es acompañada por el padecimiento entre la población de la proliferación de toda clase de delitos entre los que no pueden ser minimizados los robos callejeros, saqueos en viviendas, y extracción de autopartes incluso en estacionamientos de grandes centros comerciales, entre muchos más.

Una realidad que avasalla a la propaganda gubernamental porque palabras, imágenes y slogans difícilmente alivian el coraje, la frustración y la desesperación de quienes son víctimas de delitos, desde los menores hasta los más graves.

Con la realidad no se compite a golpe de pretender proyectar una imagen de un logro de resultados que difícilmente cambiará la percepción de quien fue víctima de un asalto en el que pudo perder desde sus pertenencias hasta la salud o la vida de algún familiar.

Mantenerla en ese terreno, como hasta ahora se ha visto, resulta una lucha sin sentido.

La Vocería de Seguridad Pública informa de 26 detenidos en los primeros tres días de febrero. No desglosa las causas pero, ¿qué impacto puede tener el dato ante la impresión que causa entre la población enterarse de que un grupo armado ingresó a una vivienda en la colonia Tepeyac y asesinó a tiros a cuatro hombres?

¿Cuántas dosis de cristal calcula que hayan circulado entre los adictos a esa droga en los primeros tres días de febrero? La Vocería de Seguridad Pública reportó que en ese periodo aseguraron 78. ¿Cuál habrá sido el impacto entre los consumidores?

¿Cuántas dosis de cocaína habrán sido consumidas por quienes la usan en esos mismos tres días? La Vocería de Seguridad Pública reporta que se aseguraron tres, que son las que evitaron que llegaran a los consumidores.

¿Cuántos kilos de marihuana habrán circulado por la ciudad y todo el estado del 1 al 3 de febrero? La Vocería de Seguridad Pública reportó en ese lapso el aseguramiento de 95.9 gramos.

¿Cuántos disparos se habrán hecho en las siete ejecuciones registradas esta semana, y con cuántas armas? La Vocería de Seguridad Pública reportó en los últimos tres días el aseguramiento de 3 armas de fuego, 4 cargadores y 70 cartuchos útiles.

La gran propaganda sobre medidas de seguridad y esos intentos de proyectar resultados tienen la enorme desventaja en el combate a la inseguridad que se traduce en que los hechos, plagados de delitos y atrocidades, hablan mucho más fuerte que sus desplantes de presuntas medidas infalibles, más infladas por la publicidad que por la efectividad… hasta ahora.

A+