El Catalejo es el resultado de las mentes desorientadas de los reporterillos de Astrolabio Diario Digital.

Resulta que el rector Manuel Fermín Villar Rubio, de quien se esperaría que aportara acciones ejemplares para resolver los problemas de nuestro tiempo, adopta actitudes que desalientan a las estudiantes que han sido víctimas de acoso por parte de profesores universitarios con una postura que, en contrapartida, favorece que los ataques –del nivel que sean– continúen ante la falta de consecuencias o, lo que es aún peor, con premios. Sabido es que en casos pasados, los responsables recibieron como sanción vacaciones o años sabáticos todo pagado. Si eso pasa en una institución que debería ser modelo de ejemplaridad…