8

Rusia, Moscú, (16 de abril de 2015).- El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha respondido por televisión a las preguntas de los ciudadanos en su ya clásico ‘Línea Directa anual’. Ante una cuestión sobre las sanciones de Occidente, el mandatario ha sentenciado: “Rusia no es Irán”.

Es más, Putin ha precisado que las sanciones occidentales a Rusia ya no obedecen a la crisis de Ucrania, sino que buscan frenar el desarrollo del país. De ahí que no espera que se levanten pronto. “He dicho a los empresarios que por ahora no se puede esperar el levantamiento de las sanciones, porque se trata de un asunto meramente político; es para algunos de nuestros socios un asunto de interacción estratégica con Rusia, para contener nuestro desarrollo”, ha dicho Putin.

El ‘zar’ ruso ha tenido unas directas palabras, en concreto, hacia Washington: “Estados Unidos no quiere aliados, sino vasallos”. Sobre la posibilidad de que se suavicen las tensiones entre Moscú y los países occidentales, Putin ha destacado que es condición obligatoria el respeto a Rusia y sus intereses: “No hemos sido nosotros los que hemos estropeado las relaciones”.

Asimismo, ha insistido en sus críticas a Occidente por ignorar dos recientes “asesinatos políticos” en Ucrania: el periodista Oles Buzina, tiroteado hoy, y el ex aliado de Yanukovich Oleg Kalashnikov, asesinado ayer. Putin fue informardo de la muerte del primero, en directo, durante el programa.

Ayuda a la población del este de Ucrania

Vladimir Putin ha exigido a las autoridades ucranianas que ayuden a la población del este de Ucrania. “No vemos ninguna voluntad de las autoridades ucranianas de ayudar a la población de Donbás, pese a que está en los Acuerdos de Minsk”, ha dicho, recordando que “existe un bloqueo bancario y de las ayudas sociales. Pero allí viven personas que se ganaron sus pensiones trabajando, no tienen la culpa de la guerra“. Respecto a las autoridades ucranianas, ha recordado que “cometieron muchos errores, pese a que intenté convencerles de que no iniciasen operaciones militares”, pero “no se puede elegir a los vecinos”.

‘No queremos resucitar el imperio’

El mandatario ha negado injerencia alguna en Donbás. “No hay tropas rusas en Ucrania”, ha dicho el presidente ruso, que ha recordado que un alto cargo del ejército ucraniano ha admitido que no están luchando contra el ejército ruso. “No queremos resucitar el imperio, lo que queremos es garantizar un modelo de vida digno para las personas que viven, por ejemplo en las ex repúblicas soviéticas”, ha concluido el presidente.

A Putin le han pasado en directo con unos refugiados de Donbás, ubicados en Gukovo, en la región rusa de Rostov, vecina a Ucrania.Los niños le han saludado y los mayores le han preguntado por el futuro de la zona en conflicto. El líder ruso se ha mostrado seguro de que la situación está mejorando y “el flujo de gente que se va es mejor”. Ha pedido que se cumplan los acuerdos de paz “para que la gente de allí, que son patriotas de su tierra, puedan volver”

En ese momento una vecina de Gukovo, que está muy cerca de las hostilidades ucranianas, ha aprovechado para mostrar a Putin su temor a que la guerra se extienda. Putin la ha cortado para tranquilizarla: “Nunca habrá una guerra aquí, llegaron algunos proyectiles a nuestro territorio, pero no fue casual; esté tranquila”.

“No queremos imponer ninguna solución a Ucrania, pero tenemos derecho a dar nuestra opinión”, ha añadido.

En ese momento, al presidente ruso le ha llegado por SMS una pregunta, quejándose de que haga rebajas al precio de gas a Ucrania cuando no hacen caso a las soluciones que propone Moscú: “Sí, peroyo no hago diferencia entre rusos y ucranianos, se trata del mismo pueblo, intentamos ayudar a las personas y su economía. No podían afrontar los precios que venían en los contratos”.

Acuerdo con Teherán

Paralelamente a este acto televisivo, el ministro de Defensa iraní, Huseín Dehgan, y su homólogo ruso, daban por cerrado el acuerdo para el suministro a Teherán de los sistemas de misiles antiaéreos rusos S-300, a lo que se oponen EEUU e Israel. Putin ha hablado asimismo de este pacto y ha alegado: “El suministro de S-300 no amenaza a Israel, son únicamente armas de defensa”. Y ha añadido: “No somos el mayor suministrador de armas en Oriente Próximo, sino EEUU”.

‘Gobernar con cabeza y corazón’

Putin ha aprovechado su intervención televisiva para hacer llegar buenas noticias económicas. A jucio del ‘zar’ ruso, la economía del país podría crecer en menos de dos años. “Puede ser incluso antes, según vamos comprobando la fortaleza del rublo y el crecimiento de los mercados”, ha asegurado, para sentenciar: “Creo que el Gobierno ha elegido un camino correcto y lo vamos a seguir”.

El presidente ha lanzado múltiples mensajes de seguridad. Así, ha sentenciado: “Si nuestra sociedad se mantiene igual de consolidada, superaremos cualquier amenaza”. A su vez, en clara referencia a él mismo, ha señalado: “Para gobernar un país, además de cabeza se necesita corazón”.

Fuente: El Mundo

Leave a Reply