Antonio González Vázquez

Los programas que fueron retirados de la frecuencia de Radio Universidad no han regresado al aire pese a las quejas de radioescuchas que, por escrito y personalmente, han presentado ante el defensor de la Audiencia de esa emisora.

En entrevista, Filiberto Juárez Córdova, defensor de la Audiencia de la Dirección de Radio y Televisión de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, habló del conflicto entre personal despedido de Radio Universidad y del retiro de programas de esa estación desde el año pasado.

Dijo saber que las partes no han alcanzado un acuerdo para la reinstalación de programas, conductores y productores.

Interrogado sobre las denuncias públicas que hicieron hace ya meses productores y conductores despedidos y cuyos programas salieron sin previo aviso de la programación diaria, indicó que “hay inquietudes de los radioescuchas de Radio Universidad y quieren que se mantengan algunos programas”.

Agregó que ha recibido “algunas opiniones y algunas quejas, así como sugerencias y estamos en el entendido que se está buscando retomar los programas, sólo que falta llegar a los acuerdos correspondientes”.

Algunas de las explicaciones de la Dirección de Radio y Televisión que se dieron respecto de la salida de programas fue que “hubo desacuerdos con productores y con algunos que tenían programas por las nuevas exigencias de la legislación federal en materia de radiodifusión”.

Consideró que “eso no creo que sea nada insalvable y tengo entendido que se está trabajando en eso”.

Por nuestra parte, como defensor de las Audiencias, agregó, “escuchamos los desacuerdos y las peticiones y los hacemos llegar” a las autoridades universitarias.

Recordó que Radio Universidad “tiene una audiencia muy definida de muchos años; hay programas que tenían 20 o 30 años y pues hay gente que los sigue pidiendo”.

Yo espero, dijo Juárez Córdova, que “en muy poco tiempo se vea un mecanismo que permita que algunos programas regresen y se retomen”.

Del contenido de las quejas y sugerencias que han llegado a la Defensoría de medios de la UASLP, destacó que “quieren que se mantengan algunos programas, como es el caso del de Ana Newmann, que tenía una presencia, otro que piden es el programa Dos Corazones, el del Son del Corazón, y otros”.

Señaló que es muy legítimo de parte de los radioescuchas solicitar que los programas que les gustan y salieron del aire, regresen.

Además, asentó que la Universidad, además de tener una radiodifusora cultural que tiene el objetivo la promoción del arte y la cultura, “sí hay personas que quieren seguir escuchando algunos programas y música, e incluso hay quienes tienen una particular forma de conducir”.

Apuntó que no podría precisar el número de quejas que han llegado a la Defensoría, pero han sido muy diversas. “En esto hay algo curioso: me han dado quejas hasta en la calle. Una vez, un taxista me dijo ‘oiga ya no escucho Radio Universidad porque ya no pasa este y este programa’”.

Juárez Córdova dijo que al presentar las quejas a la Dirección de Radio y Televisión que encabeza Ana Isabel Méndez, a quien los inconformes responsabilizan del problema que derivó en sacar del aire a la gente que ahora se queja, “uno lo que hace es pasar la información para que esta se analice o valore en la Universidad; mi labor está con los radioescuchas”.

Lamentó que pese a eso “los programas no han regresado, se vino el periodo vacacional, vamos a ver si en estos días hay ya algunos acuerdos”.

Sobre la acusación contra la directora de Radio Universidad en el sentido de que el retiro de programas y despido de conductos y productores fue unilateral y autoritario, reiteró que “yo tengo que ver las cosas del lado de la audiencia y para la audiencia, el retiro de programas fue muy abrupto”.

Puso como ejemplo el hecho de que en los medios de comunicación suele haber cambios, pero deben darse “espaciados, con cierta justificación, y aquí la gente dice que de repente dejaron de oír algunas cosas”.

 El defensor de la Audiencia evadió responder si el retiro de programas fue un acto autoritario de la dirección porque “a mí no me consta eso”.

“Sé que hubo desacuerdos, he platicado con personas que estaban en Radio Universidad y me dicen que fue algo muy abrupto, pero de ahí en fuera, nada me consta, mi opinión es que hay que atender lo que dice la gente”.

Toda radiodifusora, incluida Radio Universidad, debe trabajar “en base a lo que su audiencia pida”, finalizó.