Abelardo Medellín

Los derechos laborales de quienes trabajan en el Poder Judicial se ven de nuevo en riesgo con la ratificación del magistrado Juan Paulo Almazán Cué, ya que podrían volver “los despidos de manera injustificada, el cese de jueces y las inconsistencias”, advirtió María Elena Treviño Salinas, secretaria general de Organización de Trabajadores Sindicalizados de las Instituciones del Gobierno del Estado de San Luis Potosí (OTSIGESLP).

De acuerdo con Treviño Salinas, durante el tiempo que Almazán Cué fue presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado hubo una cantidad considerable de actos arbitrarios contra los trabajadores que podrían continuar ahora que el fue reelegido para ocupar el cargo; además de los despidos injustificados y el cese de jueces, como en los casos de Adriana Monter Guerrero y Ranulfo Cano Vargas, advirtió que podrían regresar prácticas como las de “infracciones contra trabajadores sin razón, donde nada más los cambiaba de adscripción; por ejemplo, si estábamos aquí en la capital, de repente te manda fuera, a Tamazunchale o Matehuala, esto como un hostigamiento”.

Recordó que el desempeño de Almazán Cué como presidente del STJE fue altamente cuestionado por el sinfín de señalamientos que hubo en materia laboral durante su gestión, motivo por el cual “yo no me explico cómo los diputados le dieron la confianza para ratificarlo en este cargo tan honorable”.

La secretaria general de la OTSIGESLP dijo que los diputados debieron haber tomado en cuenta las acusaciones en contra del magistrado en su proceso de ratificación, y, al claramente no haberlo hecho, “no hicieron caso a la voz del pueblo”.

Asimismo, puntualizó que con una ratificación como la del ex presidente del STJE, el Congreso local demuestra que ignoró a los trabajadores del Poder Judicial, quienes también debían ser escuchados en este proceso de ratificaciones: “no nos están representando, porque ellos representan la sociedad, y nosotros formamos parte de esa sociedad”, lamentó.

Treviño Salinas comentó que también se dejó ver un proceso de ratificaciones “poco justo”, no sólo por ignorar los señalamientos en contra de un magistrado que sí fue ratificado, sino que se les negó la ratificación a seis magistrados que, en palabras de la secretaria general, “no tenían ningún proceso iniciado en su contra como sí lo tiene el magistrado Cué”.

Dijo desconocer cuáles fueron las razones detrás de que los diputados “pasaron por alto todos los juicios de responsabilidad que tiene el magistrado aún sin resolver”, pero consideró que fueron “ciegos y sordos” ante las quejas, denuncias y señalamientos que la ciudadanía y trabajadores habían presentado.

“Los diputados no impartieron de manera honorable su voto ni fueron la voz del pueblo […] sus cargos son para poner atención y que en el estado haya mejor equidad de justicia, lo ignoraron por completo, porque ratificaron a un magistrado que ha manipulado la ley al resolver sentencias y manipular los derechos de los trabajadores”, finalizó.