Angélica Campillo

El secretario general de Gobierno, Alejandro Leal Tovías, reconoció que en la riña suscitada este lunes en el Centro de Reinserción Social de la Pila, los internos podrían haber utilizado un arma de fuego, por lo que ya se está investigando el tema.

Asimismo, aclaró que el incidente no fue un motín, ya que la riña no fue contra las autoridades, sino entre dos grupos de internos de dos dormitorios.

En este sentido, explicó que cada dormitorio tiene una tienda donde venden papas y refrescos, y alrededor de las cuatro de la tarde los internos de un dormitorio fueron a otro a tratar de sustraer artículos, lo que provocó el pleito, el cual, aseguró, no fue de cuerpo a cuerpo, ya que dentro de la penitenciaría se han construido unas balaustradas, que son bardas de tubos para que cuando ocurra algún incidente se evite algún enfrentamiento, sin embargo durante el día permanecen abiertas las puertas para que puedan ingresar a las áreas comunes.

Apuntó que a las cinco de la tarde se logró controlar la pelea, pero alrededor de las siete de la noche volvió a empezar y aproximadamente a las 11 de la noche todo quedó controlado.

El secretario general refirió que, en el enfrentamiento, los internos utilizaron armas blancas y probablemente un arma de fuego, puesto que uno de ellos presentaba presumiblemente una herida de bala en la pierna: “empezó un pleito de un dormitorio a otro a través de estarse aventando cosas, piedras, objetos, y por ahí algún tipo de lesión grave, delicada, no sabemos si fue un arma… pero hay unas balas”, abundó.

Leal Tovías apuntó que están conscientes que dentro del penal hay armas blancas que los internos arman, probablemente hasta cachimbas, o algún arma pequeña, así como celulares, que pudieran ser ingresados por parte de algún familiar o incluso de algún guardia, por lo que se investigará la situación, aunque puntualizó que hay cateos permanentes donde de recogen este tipo de objetos.

En ese sentido, aseveró que se pretenden instalar inhibidores más potentes en el penal de La Pila, a los que no tengan acceso ni los trabajadores ni los administradores de la penitenciaría, sino que sean manejados por autoridades de la Guardia Nacional y funcionen las 24 horas, lo que ocasionará que los celulares no cuenten con señal y los reclusos no puedan comunicarse con la gente de afuera.

Detalló que fueron cinco heridos, aunque no de gravedad: dos fueron atendidos en el centro penitenciario; dos en el hospital central; y el quinto en otro hospital; tienen lesiones en las piernas y otro en el abdomen, por arma blanca.

Finalmente, señaló que ubicó a cuatro o cinco internos de los grupos del dormitorio que son los que liderean dentro del penal, y que participaron en la riña, a quienes trasladaron a otros centros penitenciarios: a Matehuala, a Rioverde y a Valles, “y eso debe despresurizar definitivamente el problema del pleito entre grupos”.

En redes sociales se dio a conocer un video, grabado presuntamente por uno de los reclusos, donde se observa a por lo menos tres internos con heridas en las piernas y a otro de ellos en la cabeza, mientras que otro señalaba que todos estaban en contra de los del dormitorio uno.