Astrolabio

Angélica Campillo

Rocío Elizabeth Cervantes Salgado presentó este viernes ante el Congreso del Estado su renuncia a la titularidad de la Auditoría Superior del Estado (ASE), luego de las críticas a su desempeño en la institución por parte de diputados de la LXIII Legislatura.

De acuerdo con el documento presentado ante el Poder Legislativo, la renuncia de Cervantes Salgado cuenta con carácter de definitiva e irrevocable al cargo que desempeñó como auditora superior del Estado, “por razones estrictamente personales y por asi convenir a mis intereses”.

Se señala que la renuncia surtirá efectos a partir de su recepción por parte del Congreso del Estado.

A través de un comunicado, la ASE informó que luego de cuatro años de gestión, Cervantes Salgado entrega la Auditoría fortalecida internamente en sus procesos de trabajo y hacia el exterior, con una mejor percepción de imagen entre los ciudadanos.

“Las instituciones perduran y las personas en ellas somos pasajeras, me retiro satisfecha porque di mi mejor esfuerzo para lograr hacer de la ASE un organismo fiscalizador independiente y alejado de ideologías políticas o filias partidistas, y poner en primer lugar su carácter de instancia meramente técnica del Congreso del Estado”, externó Rocío Cervantes.

El 31 de octubre del 2017, en sesión ordinaria, el pleno del Congreso del Estado eligió a Elizabeth Cervantes Salgado por mayoría calificada, con 25 votos a favor, como titular de la Auditoría Superior del Estado, para el periodo comprendido del 1 de noviembre de 2017 al 31 de octubre de 2024.

Destaca que su renuncia se da a menos de tres años antes de concluir su encargo luego de las críticas a su desempeño por parte de diputados locales, quienes la acusaron de limpiar las cuentas públicas del ejercicio fiscal 2020, tanto de la administración de Juan Manuel Carreras López, como de algunos presidentes municipales de la entidad.

Además, es la segunda funcionaria electa durante la administración del exgobernador Juan Manuel Carreras López en renunciar a su cargo antes del término de su periodo, ya que el primero fue el exfiscal general del Estado, Federico Garza Herrera.

Anterior a ocupar la titularidad de la ASE, Rocío Cervantes se desempeñó como coordinadora de Auditoría Gubernamental de la institución, y después de la renuncia de José de Jesús Martínez Loredo estuvo encargada del organismo fiscalizador.

A+