migrantes

 

Ciudad de México, (30 de Marzo).- Los casos de secuestro de migrantes centroamericanos reportados ante el gobierno mexicano se multiplicaron por 10 en tan sólo un año, de acuerdo con cifras oficiales del Instituto Nacional de Migración (INM) solicitados vía transparencia.

En 2013 se reportaron 62 denuncias por secuestro de migrantes: 37 hondureños, 19 salvadoreños, cinco guatemaltecos y un nicaragüense. En 2014, indica el reporte, hubo 682 casos: 365 hondureños, 200 salvadoreños, 100 guatemaltecos y 17 nicaragüenses.

En materia de trata de personas, durante 2012 se reportaron 18 víctimas; en 2013 fueron 33 y en 2014 se registraron 29 casos.

A partir del año 2012 la Dirección de Control y Verificación Migratoria comenzó el registro y recopilación de estadística relacionada con violaciones a los derechos humanos de migrantes.

Se dispara plagio de migrantes

Se incrementó 10 veces en 2014 respecto al año anterior.

En 2014 se incrementaron diez veces los casos de secuestro de migrantes reportados ante el gobierno mexicano respecto del año anterior, indican cifras oficiales del Instituto Nacional de Migración (INM).

En tanto que en 2013 se reportaron 62 casos de denuncias por secuestro de indocumentados, 37 hondureños, 19 salvadoreños, cinco guatemaltecos y un nicaragüense. En 2014, indica el reporte entregado aExcélsior, que hubo 682 casos en que se asistió a un migrante centroamericano en territorio nacional. Los más afectados son los hondureños, con 365 casos, siguen los salvadoreños, con 200 casos, hubo 100 plagios de guatemaltecos y 17 procedentes de Nicaragua.

En 2012 se reportaron 77 casos de asistencia a ilegales por  casos de secuestro. De ellos, 50 fueron hondureños, 12 guatemaltecos y 15 de El Salvador, de acuerdo con la información proporcionada por la Dirección de Control y Verificación Migratoria del Instituto Nacional de Migración a través de transparencia.

La respuesta del INM indica que es a partir del año 2012 en que la Dirección de Control y Verificación Migratoria, a través de la Subdirección de Identificación y Atención a Víctimas de Trata, comienza el registro y recopilación de información estadística relacionada con violaciones a los derechos humanos de migrantes.

En materia de trata de personas también existe un incremento en las denuncias. En 2012 se reportan 18 víctimas (11 guatemaltecos, cinco hondureños y dos salvadoreños), en 2013 fueron 33 víctimas (26 personas procedentes de Honduras, seis guatemaltecos y  un salvadoreño).

En 2014, las estadísticas muestran que hubo 29 centroamericanos víctimas de trata de personas en el territorio nacional, de ellos, 21 fueron hondureños, seis guatemaltecos, un nicaragüense y un costarricense.

En la clasificación de “otros delitos” también se aprecia un incremento en las denuncias. En 2013 hubo 43 denuncias, de ellas, 26 de hondureños, 11 de salvadoreños, tres nicaragüenses, dos guatemaltecos y un beliceño. En 2014 se reportan 119 casos, de ellos 75 son hondureños, 31 salvadoreños, nueve guatemaltecos y cuatro nicaragüenses.

El aumento de agresiones clasificadas como “otros delitos” (como extorsiones y demás abusos) incrementó 176% en 2014 respecto del año anterior. En el año 2012 apenas se reportaron cinco quejas –cuatro de hondureños y una de un salvadoreño–.

El documento México, políticas públicas beneficiando a los migrantes, del INM y la Organización Internacional para las Migraciones (IOM), indica que en la frontera sur de México, los puntos de ingreso de migrantes centroamericanos y extrarregionales se encuentran en Chiapas, Campeche, Tabasco y Quintana Roo.

“Durante su tránsito por México en el camino migratorio hacia EUA, estos migrantes son altamente vulnerables, pues enfrentan grandes peligros que atentan contra su salud física y mental y, a veces, ponen en riesgo su vida”, señala.

“A lo largo de la ruta, los migrantes sufren asalto, secuestro y violación, entre otros tipos de crímenes graves, a manos de miembros del crimen organizado transnacional. Estos riesgos se concentran en los estados que componen la red ferroviaria y que integran las rutas más importantes de tránsito para los migrantes, desde los estados de la frontera sur hacia el norte del país: Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas”, indica el informe.

Para evitar controles migratorios de autoridades y del crimen, los migrantes se trasladan en tren, caminan por rutas alejadas y desérticas donde, con frecuencia, sufren heridas, caídas, deshidratación, y, en muchos casos, la muerte.

Llegan al istmo en balsas

En balsas que llegan al Istmo de Tehuantepec, otros optan por bordear la costa Pacífico. A pie, por brechas y cerros. Se esconden en camiones de carga de semillas, en taxis o autobuses de pasajeros. Así son las nuevas maneras de trasladarse  de la migración centroamericana por territorio oaxaqueño.

Presidentes municipales de la región de La Cañada informaron  que en el transcurso del año 2014 se incrementó la presencia  de migrantes en tránsito, al parecer de origen centroamericano, por  la Sierra Mazateca, en el distrito de Teotitlán de Flores Magón.

Los concejales coincidieron en que los migrantes en tránsito diversificaron su ruta a Estados Unidos, probablemente por el endurecimiento de las políticas de migración en la frontera sur, por lo que exploran esta región, alterna al Istmo de Tehuantepec para llegar a su destino.

Según las autoridades municipales, grupos de migrantes buscan llegar a Veracruz atravesando San Juan Bautista Tuxtepec y Jalapa de Díaz, en la región de la Cuenca del Papaloapan; mientras que otros pasan por Huautla de Jiménez y Santiago Texcalcingo, en La Cañada, para arribar a Tehuacán, Puebla, y de ahí a la Ciudad de México.

El director del Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante (IOAM), Rufino Domínguez Santos, refirió que “esta situación está provocando la presencia de personas ajenas a las comunidades, probablemente vinculadas con el tráfico de personas.

Además de que “taxistas locales prestan su servicio para  el traslado diario de 10 a 15 migrantes de un pueblo a otro”.

Al cierre del año pasado, el IOAM se reunió con autoridades municipales  para informarles acerca de los riesgos de la  migración, donde también participó  la Secretaría de Seguridad Pública del estado.

Fuente: Excélsior