Jaime Nava

El Gobierno Federal, a través de la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, publicó en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo para facilitar el trabajo en casa, jornadas laborales alternadas y otras medidas con la intención de mitigar la propagación del coronavirus COVID-19 en todo el país.

El acuerdo establece que, del 3 de agosto al 30 de septiembre del 2020, los titulares de la Oficialía Mayor, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y equivalentes en la Administración Pública Federal podrán autorizar el trabajo en casa para aquellas personas cuyas funciones lo permitan, excepto en el caso de adultos mayores de 60 años, personas con discapacidad, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, y personas con enfermedades crónicas, para quienes la permanencia en casa es obligatoria.

Asimismo, se plantea la posibilidad de que se diseñen calendarios con horarios de trabajo escalonados para quienes deban acudir de forma presencial a realizar sus actividades en las diferentes áreas.

El acuerdo excluye a los trabajadores de las secretarías de Salud, Defensa Nacional, Marina, Seguridad y Protección Ciudadana, Instituto Mexicano del Seguro Social, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado, los Institutos Nacionales de Salud y Alta Especialidad y demás instituciones que prestan o están relacionadas con los servicios de salud, protección civil y demás que se determine como esenciales o que por su naturaleza deban prestarse.

En lo que respecta al ámbito estatal, desde el pasado 20 de julio se encuentra vigente un acuerdo similar publicado por la Oficialía Mayor del Gobierno del Estado, que también deja fuera a los empleados de las áreas de seguridad pública y salud.

Sin embargo, de acuerdo con diversas fuentes, la titular de los Servicios de Salud estatales habría llegado a un arreglo con el Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado para permitir que empleados considerados como personas vulnerables puedan realizar sus funciones desde sus casas.

Gobierno suspende actividades presenciales en casi todas sus dependencias