Los reporterillos de Astrolabio Diario Digital echamos un vistazo al pasado y en esta sección le presentamos uno de nuestros hallazgos:

Hace un siglo, el presidente municipal se apresuraba a sancionar actos de corrupción “para que sirva de ejemplo a los demás y se supriman estos abusos”, hoy, con la complacencia del gobernador, se integran extensas carpetas de investigación para que sirvan de ejemplo a los corruptos de que pueden seguirle porque a lo más que pueden llegar es a citarlos a un juzgado sin que haya sanción. He aquí la nota del periódico Acción del 17 de julio de 1920:

Empleado que abusa

En entrevista que celebramos ayer con el Presidente del Consejo Municipal, este funcionario se sirvió suplicarnos que de manera terminante hiciéramos constar, para conocimiento del público, que por ningún motivo se debe pagar un solo centavo a los empleados de los Juzgados del Registro Civil, por la expedición de actas, certificados, etc., pues todos estos enteros deben hacerse en la Tesorería del Municipio y no en los Juzgados, cuyos empleados no están autorizados para hacer ningún cobro.

Esta aserción nos fue pedida por el señor Presidente Municipal en vista de que acababa de llegar a su conocimiento la queja de un individuo, a quien un empleado del Registro Civil detuvo el acta de defunción de un deudo suyo por un término bastante largo, hasta en tanto no le entregara la cantidad de un peso, que exigía como pago de sus servicios.

Como tales hechos constituyen una grave falta, nos manifestó el señor ingeniero Macías que el empleado delincuente será destituido para que sirva de ejemplo a los demás y se supriman estos abusos.