Por Victoriano Martínez

Todavía no se aprueban los programas municipales de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano (PMOTDU) y de Desarrollo Urbano y Centro de Población (PMDUCP), ni tampoco se ha definido –al menos públicamente– el polígono del Área Natural Protegida de la Sierra de San Miguelito, y los empresarios inmobiliarios ya promocionan sus desarrollos en zonas de alto valor ecológico.

A partir de la segunda quincena de septiembre, durante el mismo periodo cuando circuló la versión de que se tenía programada una sesión de Cabildo para aprobar los PMOTDU y PMDUCP, Gran Peñón, Las Cañadas y San José de Buenavista iniciaron una campaña de promoción a través de sendas páginas en Facebook, para comercializar esos desarrollos urbanos.

La página de Gran Peñón, creada el 3 de mayo de 2013, es la más antigua, aunque a partir del mes pasado presenta más actividad para promocionar su desarrollo. La página de Las Cañadas se creó el 22 de septiembre de este año, en tanto que la de San José de Buenavista seis días después, el día 28.

Que arrancaran al mismo tiempo la campaña promocional de los tres proyectos inmobiliarios y los trabajos de presentación de los resultados de la consulta sobre los programas de desarrollo urbano a los regidores por parte del Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN), en los que se incluyeron como urbanizables esas áreas, difícilmente puede considerarse una coincidencia.

La secuencia de hechos describe claramente una acción concertada:

(1) el IMPLAN incluye en los PMOTDU y PMDUCP como urbanizables las áreas donde se ubican los tres proyectos;

(2) el regidor Alfredo Lujambio Cataño, a través de un tuit laudatorio hacia los programas, revela la postura favorable de la autoridad a tales autorizaciones;

(3) en la página Web del ayuntamiento se publican una serie de comunicados, incluidas entrevistas con representantes empresariales y con un académico de la UASLP, para promover opiniones favorables sobre los proyectos PMOTDU y PMDUCP, y

(4) los desarrolladores inmobiliarios inician sus campañas de promoción, en las que dan por hecho no sólo que las áreas ecológicas que invadirán serán declaradas urbanizables, sino que contarán con todas las autorizaciones específicas para cada caso particular.

Tan concertada estuvo la acción, que en su tuit, Lujambio Cataño afirma que los programas tienen un “enfoque ambiental”, en tanto que en sus promocionales, Las Cañadas afirma que “más del 20% del terreno (…) se establecerá como área de protección ambiental”, y San José de Buenavista afirma que “promueve la integración del desarrollo urbano con el medio ambiente”

El caso de Gran Peñón va más allá. Con un video promocional publicado el 20 de septiembre, prácticamente se adjudica la paternidad de la Vía Alterna que el gobernador Juan Manuel Carreras aseguró que su construcción iniciará este fin de mes con inversión pública, a pesar de que la titular de la SEMARNAT, María Luisa Albores, dijo que aún había pendientes permisos y autorizaciones.

“Gran Peñón, la comunidad planeada, proporcionará a la ciudad soluciones viales de suma importancia, contando con un corredor urbano que alojará centros y zonas comerciales, hoteles, edificios corporativos, agencias automotrices y los accesos a las zonas residenciales”, se dice en el video mientras en las imágenes se marca el inicio de la Vía Alterna.

Un video que desmiente afirmaciones que aseguran que se impediría urbanizar a lo largo de la Vía Alterna que cruza la Sierra de San Miguelito.

Una secuencia de hechos que muestra una acción concertada para dañar la Sierra de San Miguelito en la que desentonaron las posturas de la SEMARNAT y la Procuraduría Agraria, cuyos titulares en su visita a la ciudad el pasado 6 de octubre, hicieron referencia a permisos y autorizaciones pendientes, así como ilegalidades en las que se incurriría y que no van a permitir.

Acciones concertadas entre autoridades estatales y municipales con desarrolladores inmobiliarios que no lograron la coordinación esperada: los empresarios urbanizadores lanzaron sus actos anticipados de promoción comercial en tanto que el Cabildo no ha logrado definir oficialmente que esos terrenos sean urbanizables.

¿O acaso el alcalde Xavier Nava Palacios, los regidores y los síndicos ya le garantizaron a los depredadores inmobiliarios que les dejarán la vía libre? Los actos anticipados de promoción comercial dan esa apariencia…