Por Victoriano Martínez

Cuando el regidor Alfredo Lujambio Cataño reveló en Twitter que los integrantes del Cabildo ya contaban con los documentos de los programas municipales de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano (PMOTDU) y de Desarrollo Urbano y Centro de Población (PMDUCP) confirmó los documentos filtrados a investigadores y activistas defensores de la Sierra de San Miguelito.

“Un Programa de Desarrollo Urbano con enfoque Ambiental, Incluyente y de Calidad de Vida para todos los potosinos. 19 meses de trabajo para recuperar 17 años de atraso”, afirmó Lujambio Cataño en su tuit del 15 de septiembre, con el que –además de permitir confirmar la autenticidad del documento filtrado– exhibió claramente la postura de la autoridad.

Con su tono laudatorio, Lujambio Cataño dejó poco espacio para dudar de que las autoridades municipales se decantaron para favorecer los desarrollos inmobiliarios dentro de al menos 5 mil 700 hectáreas que afectarán áreas que le prestan importantes servicios ecológicos a la ciudad.

Después de que sobre la consulta pública se habían logrado espacios de participación ciudadana que la contingencia por la pandemia frustró, quedó claro que empresarios inmobiliarios y autoridades aprovecharon el tiempo de la cuarentena que inmovilizó a los activistas para, de estar condicionada la definición del uso en la Sierra de San Miguelito, hoy parece urgirles aprobarla.

La urgencia de aprobar el Programa antes de que se delimite el Área Natural Protegida en la Sierra es tan burda, que en la página oficial del Ayuntamiento –que debería privilegiar informar a la sociedad en lugar de usarla para propaganda– arrancaron una campaña para prolongar la loa tuitera hecha por Lujambio Cataño.

Esos son los encabezados de tres notas publicadas en el Sitio Web del Ayuntamiento, cual si las posturas de dos organismos empresariales (COPARMEX y CANADEVI) y la opinión de un académico de la Facultad del Hábitat formaran parte del espectro informativo de la administración municipal.

¿Y las quejas por las inundaciones provocadas por la urbanización, que pretenden ampliar, ha provocado en las colonias del sur de la ciudad? La larga lista de presidentes de las juntas de mejoras y colonos de esa zona que entregaron planteamientos durante la consulta, ¿no cuentan para que sean incluidas sus posturas en ese Sitio Web?

El uso claramente faccioso de un espacio de comunicación pagado con recursos públicos da cuenta de la postura de la autoridad municipal a favor de los intereses comerciales de los urbanizadores, al grado de recurrir a usarlo con ese tipo de propaganda, cual si promovieran sus desarrollos inmobiliarios antes que exponer con claridad las consecuencias de la determinación.

“Se define el área urbanizable para San Luis Potosí hacia el 2050, lo que nos permitirá a toda la ciudadanía tener muy claro dónde y cómo crecerá la ciudad”, expuso el académico e investigador de la Facultad del Hábitat de la UASLP, Benjamín Alva Fuentes, según la nota promocional de los desarrollos en los PMTODU y PMDUCP.

Investigadores de distintas instituciones, incluida la UASLP, han advertido de los riesgos de urbanizar la Sierra de San Miguelito, incluido San José de Buenavista y el entorno de la Presa San José, donde las consecuencias negativas para la ciudad podrían verse en el más corto plazo.

Escenas como la de 2016 frente a la Plaza Citadela, donde las corrientes de agua arrastraron a una persona por debajo de un camión, se quedarán cortas con lo que podría pasar en el entorno del Río Santiago y las partes bajas a donde desemboca en Soledad de Graciano Sánchez si se urbaniza en torno a la presa.

Si como dice Alva Fuentes, los programas de desarrollo urbano permitirán a todos tener muy claro dónde y cómo crecerá la ciudad, quienes hoy habitan las colonias del sur de la ciudad, donde ya han padecido inundaciones, y las que se encuentran en torno al Río Santiago, tendrán la certeza de que ya deben comenzar a buscar alternativas para mudarse si no quieren correr riesgos.

Este viernes, el Instituto Municipal de Planeación dio cumplimiento a la base séptima de las convocatorias a la consulta sobre los programas de desarrollo urbano y publicó mil 125 respuestas para el caso del PMOTDU y mil 347 para el del PMDUCP.

En enero, el proceso de consulta inició accidentado al dejar sólo dos horas para la presentación de propuestas, lo que se refleja en el desorden en los primeros folios de planteamientos recibidos de acuerdo a una consulta a la plataforma, ya que no sólo hay saltos entre los folios, sino que se recibieron documentos hasta sin folio.

Según la presentación que Fernando Torre, director del IMPLAN, hizo a los regidores, recibieron del PMOTDU mil 183 planteamientos y, sin embargo, en la plataforma sólo aparecen mil 125 respuestas. En el caso del PMDUCP, se recibieron mil 298 planteamientos y se respondieron mil 347. En los totales, se recibieron mil 481 y se respondieron mil 472 mezcladas entre ambos proyectos.

No sólo resultan inconsistentes los números, sino que en el contenido –en una revisión al azar– es posible observar respuestas elaboradas por bloques, además de omisiones y señalamientos incoherentes como indicar que no tienen facultades para declarar una zona de Protección al Patrimonio Paisajístico y de Recarga (ANPREE), cuando ésta ya está declarada y resultaría afectada.

Un repaso por los planteamientos y las respuestas confirma que para la autoridad municipal la Sierra de San Miguelito sí se toca y hace pensar en que una cantidad muy importante de esos documentos constituye un verdadero campo minado en el que pueden explotar decenas, o quizá cientos, de impugnaciones legales que pondrían en duda la viabilidad legal de los proyectos.

“Es más fácil informar que explicar”, es una de las lecciones de más de 250 años de transparencia gubernamental en Suecia.

La exhibición de la postura parcial de la autoridad municipal a favor de los desarrolladores con el manejo propagandístico de su Sitio Web, las inconsistencias en la consulta y la opacidad sobre la definición del polígono del ANP de la Sierra de San Miguelito, son la mezcla explosiva de la difícil explicación que tiene que dar el alcalde Xavier Nava Palacios para justificar su postura.

¿Qué pasó entre el alcalde y los empresarios inmobiliarios durante el distanciamiento social para que hoy avance con premura y en la opacidad la aprobación de los PMOTDU y PDUCP? Al haber dejado de informar sobre el proceso de consulta, Nava Palacios hoy tiene que dar esa difícil explicación.