Foto de Jaime Nava

Antonio González Vázquez

Al cumplir siete meses en funciones, los diputados de la LXII legislatura local han presentado 408 iniciativas de reformas y adiciones a distintos ordenamientos legales, pero de éstas, 321 tienen estatus de pendientes.

En siete meses la legislatura se ha colocado en el foco de la opinión pública gracias a sus desencuentros entre fracciones y las peleas entre diputados de Morena, así como por pleitos que han derivado en acusaciones de acoso sexual y laboral, remociones de funcionarios y desorden administrativo.

Lo anterior contrasta con la eficiencia que deberían mostrar a la hora de revisar su desempeño.

De acuerdo con información de la Gaceta Parlamentaria, al día de hoy, de las 408 iniciativas promovidas únicamente 55 han sido procedentes.

El rezago legislativo continúa creciendo sesión tras sesión, pues invariablemente son más las iniciativas que se presentan que los dictámenes con proyecto de resolución.

Por ejemplo, para la sesión ordinaria de este lunes, se presentan 18 iniciativas de ley y en cambio, sólo se presentan 5 dictámenes.

De las 408 iniciativas presentadas en siete meses, en 21 casos fueron improcedentes, sin materia o no atendidas.

Al respecto, el diputado Edson Quintanar Sánchez está presentando una iniciativa de ley para adicionar un artículo 181 Bis al Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso del Estado, que tiene por objeto disminuir el número de iniciativas sean desechadas en comisiones.

“Las comisiones han desechado iniciativas, más por su forma que por su fondo; se ha argumentado que existe ausencia de técnica legislativa, errores de redacción o de interpretación al momento de evaluarlas y dictaminarlas”, señala el diputado en su iniciativa.

Durante “el primer periodo ordinario se acumularon 21 iniciativas desechadas por improcedencia dado que contenían errores de redacción, o bien carecían de alguno de los elementos considerados de carácter esencial”.

Es decir, que “se dictaminó sobre la técnica legislativa al momento de ser presentadas y no sobre los argumentos que sostenían su fondo jurídico-político y en lo que va de este segundo periodo ordinario, hay otro buen cúmulo de iniciativas que no han sido aprobadas por ser faltas de lo mismo”.

Para evitar eso, el diputado de Morena plantea “emplear la unidad de investigación y análisis legislativo, dependiente del Instituto de Investigaciones Legislativas, con el fin de que acompañe la actividad” de los legisladores.