Antonio González Vázquez

Este jueves, el secretario de Finanzas de Gobierno del Estado, José Luis Ugalde Montes entrega la Cuenta Pública 2017 en la que se tuvo un ejercicio presupuestal autorizado por 41 mil 580 millones de pesos. La entrega se hace en un entorno de incertidumbre, pues a raíz de la Ecuación Corrupta, la Cuenta Pública 2016 está aun pendiente de ser dictaminada.

Será hasta el día seis de septiembre cuando se conozca ya de fondo el Informe Final de la Auditoría Superior del Estado a las cuentas 2016, pues hace apenas unos días un despacho externo reprobó la revisión al proceso de reposición ordenado a la ASE por parte del Congreso.

Pero en realidad, la Cuenta Pública Estatal, sin importar quien sea el gobernador, siempre pasa sin mayores objeciones por la aduana de la Auditoría Superior del Estado y luego por el pleno.

Por ejemplo, la Cuenta Pública 2015, que consideró los últimos nueve meses de gobierno de Fernando Toranzo y tres meses de la nueva administración de Juan Manuel Carreras López, con un presupuesto de 37 mil 516 millones de pesos, el monto de observaciones financieras fue de apenas 103 millones de pesos.

Ese total de observaciones no fue solventado en la auditoría principal por lo que se inició una segunda etapa a fin de aclarar tales observaciones. No obstante, ya nunca se supo nada sobre esa Cuenta.

En el 2014, de más de 36 millones de pesos ejercidos, apenas se hicieron observaciones financieras por 10 millones 906 mil pesos. En su Informe Final la ASE había reportado presuntas irregularidades por 500 millones de pesos, pero en el desahogo de pruebas, las observaciones se redujeron a 10 millones.

Como sea, las observaciones siempre son mínimas y nunca derivan en sanciones a funcionarios públicos.