Astrolabio

Carlos Rubio

El pasado 23 de agosto, los dirigentes nacionales de los partidos que integran la coalición “Va por México” presentaron un escrito ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), en el que denunciaron una ola de violencia criminal que se desató durante el proceso electoral que culminó el pasado 6 de junio, donde se incluye a San Luis Potosí.

Los dirigentes Marko Cortés, del Partido Acción Nacional (PAN); Alejandro Moreno, del Partido Revolucionario Institucional (PRI); y Jesús Zambrano, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), arribaron a Washington D.C. para reunirse con Luis Almagro, secretario general de la OEA.

Según dio a conocer el PAN, el objetivo de la denuncia es presentar ante las instancias internacionales una relatoría sobre la amenaza que significa la intervención del crimen organizado en el sistema democrático mexicano.

Además, también se abarca el hostigamiento a las instituciones y la persecución política hacia los opositores del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Marko Cortés aseguró que el Gobierno Federal mantuvo complicidad con el crimen organizado, ya que no realizó ninguna acción que garantizara la seguridad de la población, “dejando que ocurrieran amenazas, secuestros, asesinatos de operadores, líderes políticos, así como también de candidatas y candidatos, unos incluso en actos públicos”.

San Luis Potosí destaca en el documento junto a estados como Sinaloa, Guerrero, Michoacán, Guanajuato, Veracruz y el Estado de México, lugares donde se vivió un intenso clima de violencia durante las elecciones.

El líder panista citó el Quinto Informe de Violencia Política en México 2021 elaborado por la empresa Etellekt Consultores, el cual registró que, durante el proceso electoral, 89 personas perdieron la vida en atentados; de ellas, 35 eran candidatas a algún cargo en disputa para el domingo 6 de junio.

El estudio engloba a un total de 737 víctimas de algún tipo de violencia en el país.

El mismo informe suscribe que San Luis Potosí se colocó como la séptima entidad con mayor número de casos de violencia, con 37, durante el periodo comprendido entre septiembre de 2020 y el 31 de mayo de 2021. Además, se menciona que dos actores políticos murieron y dos personas sin militancia en algún partido, fallecieron.

En marzo fue asesinado Rodrigo Sánchez Flores, también conocido como “El Ferrari”, exlíder del Frente Juvenil Revolucionario del PRI. Esto ocurrió mientras se desplazaba en un automóvil al poniente de la ciudad, en el que también viajaba su esposa, quien falleció días después tras no resistir las lesiones causadas por la ráfaga de balas que asestó contra ellos. El vehículo también era ocupado por el padre de Rodrigo, quien sobrevivió al ataque.

Durante el mes de marzo ocurrió el homicidio del líder de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en San Luis Potosí, Julio César Galindo Pérez. Pese a que las investigaciones determinaron que su muerte no tuvo relación con el proceso electoral, el hecho conmocionó a la sociedad potosina, que cuestionó el actuar de las autoridades encargadas de brindar protección, y obligó a los candidatos a colocar especial atención en sus propuestas de seguridad. 

Posteriormente, en mayo, integrantes del Partido Encuentro Solidario (PES) en el municipio de San Martín Chalchicuautla fueron atacados con un arma de fuego; ninguna persona murió, únicamente se registraron lesionados.   

El 6 de junio, la Dirección General de Seguridad Pública Municipal (DGSPM) de la capital registró 22 incidentes delictivos con relación a la jornada electoral.

El más destacado fue el de una serie de disparos en la escuela “Club de Leones” en la colonia Guanos, donde se ubicaba una casilla para votar. Las urnas fueron robadas y las personas perdieron la oportunidad de ejercer su decisión.

Otro incidente más ocurrió en una casilla localizada en Villa Magna, donde presuntamente un vehículo pasó al frente y arrojó un objeto que ocasionó detonaciones, lo que causó pavor entre los ciudadanos que hacían fila para emitir su voto.

En el municipio de Soledad de Graciano Sánchez se denunció la privación ilegal de la libertad de representantes del PRD a manos de policías municipales. Según los testigos, los oficiales encañonaron a las víctimas y las subieron a una patrulla.

¿Cuál es el camino de Alejandro Moreno?

A pesar de que el líder nacional priista estuvo presente en la reunión con el secretario de la OEA para denunciar la presencia del crimen organizado en las elecciones, ayer se dio a conocer que él, junto con el gobernador Juan Manuel Carreras, fueron quienes dieron la orden al dirigente local, Elías Pesina, de sacar al PRI de la impugnación de la elección a la gubernatura de San Luis Potosí, donde resultó ganador Ricardo Gallardo Cardona.

Esta información fue revelada a Astrolabio Diario Digital por el líder panista local, Juan Francisco Aguilar Hernández, quien aseguró: “(…) Elías Pesina, a mí me habla para decirme que se iba a desistir y dijo que era una instrucción que le habían dado tanto Juan Manuel Carreras, como el dirigente Alejandro Moreno”.

Por ende, la decisión de Alejandro Moreno de desistir en la impugnación de la elección de San Luis Potosí, contrasta con su postura a nivel nacional, de entregar una denuncia que suscribe que en el estado imperó la violencia relacionada con el crimen organizado.

A+