Morena aplicará “marcaje personal” al delegado, Gabino Morales, y a Leonel Serrato, para vigilar que no se aprovechen de los programas sociales en el proceso electoral

Carlos Rubio

En rueda de prensa, el senador suplente de Morena, Alejandro Rojas Díaz Durán, comentó que, en las próximas elecciones, su partido desarrollará una estrategia para ganar los principales municipios de San Luis Potosí, incluyendo Soledad de Graciano Sánchez, “que es la madriguera de donde no debió haber salido la mafia política que se quiso adueñar de Morena”.

El día en que Leonel Serrato fue presentado por el Partido Verde Ecologista de México, Ricardo Gallardo Cardona dijo que en ese partido estaban “las verdaderas personas que hacen la 4T en San Luis Potosí” y buscó adueñarse del título de la Cuarta Transformación en el estado.

Al respecto, Díaz Durán declaró que Gallardo Cardona quiere “engañar” a la gente al decir que el PVEM es la “verdadera” Cuarta Transformación: “La única, la verdadera y la auténtica Cuarta Transformación, está en Morena y la encabeza Mónica Rangel y vamos a ganar con ella holgadamente la gubernatura de San Luis Potosí”.

Además, el senador suplente comentó que van a tener un equipo de fiscalización para revisar todos los gastos de campaña de los candidatos, “incluyendo los que estuvieron como funcionarios del Bienestar y que ahora son candidatos”, refiriéndose a Leonel Serrato, quien era delegado de la Secretaría del Bienestar en SLP y renunció para buscar la candidatura a la gubernatura por Morena, no obstante, al no otorgársele, se unió al proyecto de Ricardo Gallardo Cardona.

Agregó que se le colocará un “marcaje personal” a Serrato Sánchez y al delegado federal, Gabino Morales, para evitar que se utilicen los programas sociales a su favor, ya que cuenta con testimonios, de que “están diciendo que ellos son los auténticos representantes de la 4T, que ellos son los que beneficiaron a la gente”, por lo que próximamente habrá denuncias ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales.

“A todos les vamos a poner la lupa porque el presidente promovió la reforma electoral y penal para que el delito electoral fuera un delito grave que se pague con cárcel”.