7

Ciudad de México (18 de Marzo).- Alcalde de Tepetongo

En septiembre de 2013, el presidente municipal de Tepetongo, Filimón Carlos Robles, murió por un impacto de arma de fuego al interior de la comandancia de seguridad pública de esa localidad.

El funcionario llegó al cuartel policial, localizado en el edificio de la presidencia municipal y saludó a Arturo Dorado, oficial en turno, a quien le pidió su arma.

Luego de esto arribó al lugar el oficial Jesús Ambriz y en presencia de ambos, el alcalde se quitó la vida con una de las armas de los agentes.

Policiía Municipal

En marzo de 2013, en San Luis Potosí un agente de la Policía municipal presuntamente se disparó en la cabeza con una pistola calibre .38 al interior de su vehículo particular, luego de presuntamente ser sorprendido a exceso de velocidad por la Policía Federal.

Los hechos se suscitaron en la antigua carretera a Rioverde, donde después de ignorar la presencia de un retén policial, Samuel Moreno se quitó la vida.

Aparentemente el agente no tenía problemas mayores y en su momento circuló una versión que afirmaba que el policía municipal se detuvo ante la presencia de los federales, pero que a uno de ellos “se le fue un tiro y le dio en la cabeza”.

Anuncia su muerte en Facebook

En noviembre de 2013, previo a su suicidio, una chica originaria de Veracruz anunció su muerte en Facebook, donde la última imagen que puso fue de ella con un pedazo de tela amarrado a su cuello.

Momentos antes, Gabriela Hernández Guerra, de 22 años, originaria del municipio de Yecuatla, escribió varios textos en donde se despedía y pedía perdón a su familia, así como a su ex pareja. La joven subió también varias fotos llorando.

Horas más tarde su hermano la encontró colgada en su vivienda, ubicada al norte del municipio veracruzano.

El último mensaje que escribió decía “Adiós a todos, no tengo nada nada ya no tengo nada Julio te amooooo nunca lo olvides, me voy con una sonrisa de lo feliz k me hiciste mientras duró, a mi familia perdón les pido los quiere Gabi (sic.)”. Todo esto a causa de la ruptura con su novio, hecho que le causó una profunda tristeza y la orilló a tomar esta decisión.

Ama de casa en Reynosa

En octubre de 2014 un ama de casa se quitó la vida en Reynosa, Tamaulipas, en un evento que destrozó a su familia.

Idalia Mercado Vázquez, de 45 años, no mostraba signos de depresión o algún otro padecimiento que pudiera orillarla al suicidio.

Su esposo, José Luis Ibarra de 49 años, dijo que el día de la muerte de su pareja había convivido con ella como cualquier otro día y que ya en la noche cuando regresó de laborar la suponía dormida.

Sin embargo, al entrar a su casa en número 250 de la calle de Guadalajara casi esquina con Occidental se percató de lo ocurrido, su esposa yacía muerte sobre la cama con un disparo de un arma calibre 9 milímetros en la sien derecha.

El hombre declaró que el arma había pertenecido a su familia durante años y dijo desconocer el momento en el que su esposa aprendió a manipularla.

Suicidio infantil Veracruz

En septiembre de 2013, una menor de once años de edad fue encontrada colgada del cuello a una cuerda que se utilizaba para colgar la hamaca en la cocina de su hogar, en la comunidad de Ocotal Chico, Veracruz.

El cuerpo de la menor fue hallado por su madre Celia Gutiérrez Domínguez, quien dio aviso de este hecho a su esposo Manuel Cruz González, quien a su vez notificó a las autoridades.

Al llegar al lugar de los hechos, encontraron el cuerpo de la menor tirada en el piso, a un costado de la hamaca donde se quitó la vida.

La madre de la niña no pudo responder a plenitud qué había pasado y si su hija tenía motivos que la llevaran a quitarse la vida.

Universitario en Veracruz

En julio de 2009 el cuerpo de un joven fue hallado en el hotel “Oriente” del puerto de Veracruz.
El occiso fue identificado como Christian Fernández Garcia, de 33 años de edad, estudiante de sociología de la Universidad Veracruzana.

Christian había sido reportado como desaparecido días antes de haberlo hallado muerto.

Trascendió que el suicida se había inyectado anestesia en uno de los cuartos del mencionado hotel para después cortarse en distintas partes del cuerpo y finalmente morir desangrado.

La familia del joven comentó que éste no tenía ningún problema con nadie y mucho menos había manifestado alguna situación de depresión.