Astrolabio

Te cachamos… te linchamos

Te cachamos… te linchamos

Antonio González Vázquez

Esquina de Moctezuma y Aquiles Serdán en el Barrio de Tlaxcala. Es un Barrio popular y a la vez, muy bravo.

Es una de las zonas más tradicionales de la capital. Aún sobreviven algunas vecindades, en su mayoría son fincas viejas y algunas están abandonadas. Por la de Moctezuma se llega al mercado República y por Aquiles Serdán está el mercado 16 de septiembre, mejor conocido como el de “Los fierreros”.

Con todo y la reconocida bravura del barrio y sus habitantes, los delincuentes los tienen asolados y como en distintas partes de la ciudad, ya no ven cómo alejar de sus calles a los ladrones.

Las mantas que cuelgan los colonos con la advertencia de ciudadanos vigilando han tapizado calles y avenidas desde las áreas residenciales más opulentas hasta las más deprimidas, como Tlaxcala.

Hace unas semanas, en esa esquina, la coalición “Sí por San Luis” pintó propaganda de Enrique Galindo Ceballos, candidato a la presidencia municipal. “Vota seguro este seis de junio”.

Cuando los brigadistas de la coalición realizaron la pinta sobre la barda de la finca de adobe abandonada, a los colonos les llamó la atención y al parecer al mismo tiempo despertó su indignación, así que colocaron encima una lona plástica.

“Vecinos vigilando. Estamos hartos de robos y asaltos. Te cachamos Sí te linchamos”, retan para ver qué ratero se atreve a seguir cometiendo sus fechorías en ese barrio.

En los primeros cinco meses del año, en la capital han ocurrido media docena de linchamientos y al menos tres casos han quedado en el intento gracias a la intervención de la policía.

Los ciudadanos hablan en serio cuando avisan que están dispuestos a linchar a quien se atreva a ir contra la integridad física y patrimonial de los vecinos. El mensaje en Tlaxcala es contundente.

La imagen resulta paradójica en el sentido de que la propaganda está relacionada con un candidato que ya fue director de la Policía Municipal y que llegó a ser jefe de la Policía Federal.

De acuerdo con estadísticas del Centro Nacional de Información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en la capital potosina, durante abril pasado, los ladrones se robaron 200 vehículos, 54 casas fueron visitadas por los amantes de lo ajeno y 99 negocios y comercios fueron presa de los rateros.

Tiene sentido que los capitalinos, sin importar la zona y domicilio, estén desesperados y ante la inacción policíaca se decidan a anunciar que harán justicia por su propia mano en el momento que sea necesario.

Mientras Francisco Xavier Nava Palacios busca la reelección en la alcaldía y ofrece dar prioridad a la seguridad de los capitalinos, la gente responde con el amago de linchar a los delincuentes, lo que de algún modo representa que la estrategia municipal no ha funcionado.

Hace unos días, en actividad de proselitismo en el Centro de Abastos, donde ya hubo un linchamiento, el edil con licencia y candidato de Morena, aceptó que hay problemas de inseguridad, pero se comprometió a comprar más patrullas y a ordenar que la policía realice rondines con mayor frecuencia en las áreas de mayor inseguridad.

La lona colgada en la esquina de Moctezuma y Aquiles Serdán es elocuente, refleja la realidad de una ciudad donde ocho de cada diez habitantes dicen sentirse inseguros; una percepción que no se diluye con promesas ni discursos.

En ese tenor del discurso de campaña cuando se promete hasta lo imposible, el candidato de “Sí por San Luis” ofrece una ciudad segura, pero la gente ya no cree en nadie, de modo que, como viene ocurriendo desde hace años: “Vecinos vigilando. Estamos hartos de robos y asaltos. Te cachamos Sí te linchamos”.

A+