Astrolabio

Angélica Campillo

De acuerdo con la diputada vocal de la Comisión de Vigilancia del Poder Legislativo, Liliana Guadalupe Flores Almazán, se buscará que la persona que ocupe la titularidad de la Auditoría Superior del Estado (ASE), trabaje sin distinción de colores.

La legisladora apuntó que la convocatoria para quien ocupará la titularidad de la ASE se ha analizado en las mesas de trabajo de la Comisión de Vigilancia, y el retraso en su emisión se debe a que buscan un documento que sea lo más claro y transparente, que no sea preferencial y que le dé las mismas oportunidades a quienes cubran con los requisitos solicitados.

Flores Almazán refirió que la encargada de despacho, Edith Virginia Muñoz Gutiérrez, no les ha expresado alguna intención de participar en el proceso de selección para ocupar la titularidad de la ASE, y la única comunicación que ha tenido con ella ha sido respecto a algunas demandas de trabajadores del municipio de Tamuín, sede de su distrito electoral.

La diputada señaló que lleva una comunicación cordial y de respeto con la encargada de despacho del órgano fiscalizador, más no se atrevería a pedirle ningún favor personal porque se trata de que la persona que esté al frente de la ASE realice su trabajo sin distinción de colores, ni nombres, sino con la responsabilidad de quién tiene que cuidar que el dinero de la ciudadanía se ejecute y se ejerza de la mejor manera.

Recordó que en diciembre de 2021, las cuentas públicas se votaron en contra porque se pudo constatar que el trabajo de los auditores era muy preferencial y no se medía de la misma manera en la muestra que ellos sacaron, “y la ciudadanía está exigiéndole a la Auditoría un trabajo limpio, transparente y eso es lo que se está buscando”.

Cabe recordar que Virginia Muñoz Gutiérrez trabajaba en la Auditoría Superior del Estado, pero al inicio de la administración estatal encabezada por Ricardo Gallardo Cardona fue comisionada al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF). El miércoles 1 de diciembre regresó al órgano fiscalizador para ocupar la coordinación de Auditorias Especiales, cargo al que renunció Isabel Chiu Toledo.

Ante la renuncia de Rocío Elizabeth Cervantes Salgado como ASE, de acuerdo con la ley del órgano fiscalizador, la persona que quedó como encargada de despacho fue precisamente Virginia Muñoz, ya que se desempeñaba como coordinadora de Auditorías Especiales.

A+