Astrolabio

Maria Ruiz

Con el anuncio de la detección del primer caso en el país de la variante Ómicron de COVID-19, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) se prepara para cualquier inconveniente que pueda generar la nueva cepa en torno a las dinámicas de las clases presenciales en la máxima casa de estudios.

Así lo mencionó el rector Alejandro Zermeño Guerra, quien compartió, además, que el Centro de Investigación de Ciencias de la Salud y Biomedicina (CICSaB) ya se encuentra preparado para esta situación, por lo que será la próxima semana cuando tendrán la capacidad de realizar el diagnóstico de esta nueva cepa del virus.

“En este momento estamos realizando pruebas de PCR, en las cuales incluso se puede detectar la variante Delta, pero la Ómicron será a partir de la otra semana que se puedan tener los reactivos para detectarla”, puntualizó.

Referente a esta situación, Zermeño Guerra dijo que hasta el momento no se tiene considerado volver a las clases en línea y que no hay ninguna indicación por alguna autoridad federal que les obligue a cambiar estas dinámicas de enseñanza y aprendizaje.

“No podemos tomar ninguna medida al respecto. Hasta el momento no se ha reportado ninguna situación de gravedad respecto a esta nueva variante del Covid”, mencionó.

Con esta información, dijo, la UASLP continuará con las medidas básicas de protección para evitar posibles contagios.

Sin embargo, tampoco descartó la posibilidad de que en un futuro las autoridades de salud —si así lo requirieren—, pudieran solicitar el aislamiento de alumnado y docentes, por lo cual tendrían que atenderlo cabalmente.

“Esperemos que no pase nada de esto porque la sociedad en general ya está muy agotada de toda esta situación. Deseo que no pase de nuevo, pero la decisión está en lo que dictamine la Secretaría de Salud”, apuntó.

A+