Los reporterillos de Astrolabio Diario Digital echamos un vistazo al pasado y en esta sección le presentamos uno de nuestros hallazgos:

Si usted alcanza un perfecto estado de vulnerabilidad, tenga cuidado, porque desde siempre hay quienes con un poquito de poder se aprovechan para abusar. Vea esta nota en Acción del 16 de diciembre de 1921:

Cruel tratamiento a los borrachines

Anoche, faltando veinte minutos para las doce, pasaban por las calles de Juárez, frente al Palacio de Cristal dos gendarmes conduciendo a un individuo de no mala apariencia que se encontraba en perfecto estado de ebriedad y a quien los gendarmes le propinaban despiadadamente sendos garrotazos en el cuerpo, que producían intensos dolores al ebrio.

Es reprobable la actitud de los gendarmes, no sólo por la circunstancia del maltrato que daban a su presa, sino porque ésta ni siquiera daba motivo para que se le golpeara, pues su estado no le permitía ni caminar libremente ni tampoco proferir palabra.