Leticia Vaca

Alumnas de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) exhibieron en un tendedero que fue colocado en la plaza de Fundadores a los docentes de quienes han recibido algún tipo de acoso; además, frente a la oficina del rector, Manuel Fermín Villar Rubio, algunas compartieron sus desagradables experiencias.

En el tendero que fue colocado frente al Edificio Central de la UASLP principalmente fueron exhibidos algunos maestros que imparten clases en la Facultad de Ciencias de la Comunicación, entre los cuales se mencionó a “profesores que siguen dentro de la institución, como “Patiño- S.Thompson”; otra de las denuncias decía “te ves muy bonita,  quiero conocerte, quiero probarte, saber que tan aventurera eres. Quiero llevar una relación contigo más allá de alumna maestro”, y al final fue colocado una vez más el nombre Thompson. 

También fue colocada una denuncia en la que se evidenció que un grupo de maestras recabó firmas para que el docente Mauro, de la carrera de Diseño Gráfico, no fuera destituido: “las maestras lo hicieron porque creen más en un acosador que en las mismas alumnas”, reclamaron. 

En cuanto a Villar Rubio, fue expuesto con una cara de payaso acompañado del menaje “¡Es que ustedes no entienden, todo lo que quieren los medios es tergiversar lo que se dice y dañar a la Universidad!…¡Ahí los tienes con el tema del acoso! Pero de lo que no se dan cuenta que ellas también provocan a los mismos profesores!, ¿No han visto cómo van vestidas en la FCA y Derecho? Tampoco son blancas palomitas…” palabras que, decía el cartel, fueron expresadas por el rector en una reunión con alumnos. El mismo mensaje fue pegado en los pasillos del edificio central. 

En un comunicado al que dieron lectura, manifestaron: “Nosotras no tenemos memoria y pedimos reparación a todas aquellas alumnas que fueron agredidas bajo la administración del rector Manuel Fermín Villar,  pedimos modificaciones al protocolo de género, pedimos respuestas a las denuncias e investigaciones vigentes de acoso y hostigamiento, pedimos la destitución de todos los funcionarios que violentaron a nuestras compañeras, así como de los que hicieron oídos sordos a las denuncias de estas. Exigimos que no haya ni perdón ni olvido, porque el daño está hecho y se sigue haciendo; cuando termine esta administración no queremos un machista ni una persona que no tome acciones para proteger y mejorar la comunidad universitaria. ¡No más profesores acosadores en las aulas de la UASLP, no más alumnos violentos conviviendo diariamente en el mismo salón que sus víctimas,  no más silencio, nunca más tendrán la comodidad de nuestro silencio!. Ninguna agresión sin respuesta, ninguna agresión sin castigo. Atentamente, mujeres organizadas UASLP”.

Después de la movilización de las universitarias, circuló un posicionamiento de la UASLP en el que se aclara que se respeta la manifestación genuina de las mujeres que han alzado la voz y reconocen que aunque se “han llevado a cabo acciones al interior, se requiere fortalecer la estrategia institucional para lograr la erradicación de dichas conductas”. 

Finalmente, decía: “refrendamos nuestro compromiso para que, tanto en las entidades académicas y de investigación, así como en las dependencias administrativas, se lleven a cabo las acciones necesarias para la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia, el hostigamiento y el acoso sexual en la Universidad”.