Astrolabio

20160314_19_21_AtaqueFerrari_YT

 

Ciudad de México (15 de marzo de 2016).- Acababa de salir del autolavado y después de concluir un traslado con su madre, Jair N. se daría de alta en la aplicación de telefonía inteligente para ser un “socio conductor” de la empresa Uber y así poner a trabajar su camioneta como taxi ejecutivo.

No obstante, el guarura que custodiaba el Ferrari rojo con placas PYU-57-55 del estado de Morelos impidió que su alta fuera efectiva, ya que después de golpearlo, le fueron robados sus dos teléfonos celulares, una tableta y una cartera con cuatro mil 500 pesos, según declaró ante la autoridad judicial la víctima de esta agresión, que en medios electrónicos pidió ser identificado como Jair.

Ayer mismo, la empresa Uber mediante un comunicado confirmó que ya se había puesto en contacto con el afectado, quien ya presentó denuncia, y su familia para ofrecer ayuda.

Oficios.

El subprocurador de Averiguaciones Desconcentradas de la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México, Óscar Montes de Oca, precisó que ya cuentan con un oficio de localización y presentación del propietario del Ferrari rojo, identificado como Alberto Sentíes Palacio, para que responda por la agresión y robo que cometieron sus guardaespaldas en contra de Jair

En entrevista para Excélsior Televisión con Francisco Zea, el funcionario confirmó que el dueño del Ferrari y sus escoltas podrían enfrentar cargos por robo agravado en pandilla y lesiones calificadas, además de que Sentíes cuenta también con tres averiguaciones previas radicadas en la Ciudad de México por fraude.

Indicó que la PGJ ya está revisando las cuentas bancarias de esta persona, y en caso necesario podrían solicitar a las autoridades hacendarias el congelamiento para evitar que evada la justicia.

Fuentes allegadas a la investigación revelaron que la dirección de Sentíes es San Buenaventura 564, colonia Club de Golf México.

“Para qué jugarle”.

Jair, el muchacho agredido por guardaespaldas del tripulante de un Ferrari rojo el viernes 11 en el Viaducto Tlalpan, habló para Excélsior Televisión de cómo fue bajado a jalones,  encañonado, agredido,  arrinconado y golpeado.

Luego de levantar la denuncia de hechos en el Ministerio Público, señaló que un carro blanco le cerró el paso y se bajaron dos tipos. Uno de ellos con groserías y golpes en la ventanilla le exigió que le diera la camioneta.

“Bajo la ventana para decirle que sí, y es cuando subo la mano y siento cómo me pega, me agarra del cuello y forcejea para que me salga, cuando él me jala me traigo las llaves de la camioneta…”

A golpes y jalones lo llevó hasta la banqueta y ahí lo arrinconaron y patearon.

“De nuevo recordé que traía la pistola y creo que no vale la pena arriesgar mi vida por algo material, como sea los golpes ahorita se quitan, pero mi vida pues ahorita lo cuento, al rato no…”. Aseguró desconocer por qué lo agredieron. “En el Ministerio me dicen que a lo mejor yo me picudié, les hice una seña o eso; yo nunca me percaté”.

Guaruras, hampones e impunes.

Víctor Hugo Romo, diputado por el PRD en la Asamblea Legislativa del DF, afirmó que la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México debe reforzar la regulación de los servicios de custodia o guaruras.

Entrevistado al término del foro Protocolo para la Protección de Derechos Humanos y Redes Sociales, Romo calificó a estos elementos de seguridad privados como “entes de la impunidad”.

“Se necesita una regulación severa al respecto, y es por parte del gobierno del Distrito Federal, por parte de la Secretaría de Seguridad Pública, deben de ser observantes vigías de los permisos que se realizan, debe de haber protocolos específicos de supervisión de los trabajos”, afirmó.

El diputado local apuntó que con armas de fuego, automóviles e intimidación los servicios de custodia desbordan impunidad, y recordó casos de abuso por parte de éstos a ciudadanos como el caso del Ferrari rojo en avenida Periférico Sur, casi en el cruce con Viaducto Tlalpan.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Seguridad Pública y diputado por el PAN en la ALDF, Gonzalo Espina Miranda, solicitó a la PGJDF su intervención inmediata para esclarecer y, en su caso, aplicar las sanciones correspondientes en contra de los presuntos escoltas del propietario del Ferrari.

“Son delincuentes disfrazados de escoltas”, subrayó el legislador.

https://www.youtube.com/watch?v=rf6PURgyozY

Fuente: Excélsior.

Leave a Reply

A+