Astrolabio

Antonio González Vázquez

Laura Gama Bazarte por el PAN, es la compañera de fórmula de Ricardo Gallardo Cardona para el Senado de la República. Negociación de último momento entre la Gallardía y Xavier Azuara.

De regidora a senadora, no está nada mal. Gracias Xavier, gracias Don Ricardo, gracias a todos aquellos que han hecho posible una alianza donde el amarillo opaca al azul y eclipsa al blanco.

No fue tan complicado: Marco Antonio Gama Bazarte había resultado electo candidato al Senado, pero como la primera posición ya era de Ricardo Gallardo y solo había cupo para una mujer, entonces el diputado federal dijo: si no voy yo, va mi hermana.

Y así todos contentos. Ricardo Gallardo feliz porque lo acompaña una regidora barco, Xavier Azuara feliz porque será diputado federal plurinominal y de paso queda bien con los Ricardos: Anaya, Gallardo Juárez y Gallardo Cardona.

La candidatura tendría que haber sido para Josefina Salazar Báez, pero Gallardo palomeó a Laura Gama Bazarte.

Lo anterior confirma que el Partido Acción Nacional es apenas un segundón. Los 356 mil 672 votos obtenidos en la elección para senadores en 2012 simplemente no cuentan.

El capital electoral que hace seis años llevó al Senado a Sonia Mendoza y Octavio Pedroza ya no existe, se diluyó y si algo quedara, ya debió desaparecer con la profunda molestia que hay en el panismo real por la alianza con el Gallardismo.

Del PAN poco parece quedar.

Si se le compara con el poderoso partido que ganó la elección para el Senado en 2006, el PAN de este momento es apenas una pálida sombra. En aquella elección, Alejandro Zapata Perogordo y Eugenio Govea ganaron con 450 mil 986 votos.

Le ganó al PRI dos a uno y al PRD-PT-Convergencia tres a uno.

Ese partido con tal caudal de votos ya no existe, el de hoy es otro partido, uno que está dispuesto a conformarse con las migajas que caigan de la mesa gallardista. Es el partido que ha debilitado al máximo Xavier Azuara, víctima de la Gallardía en 2015 y ahora aliado fraterno de ellos.

Del partido que ganó las tres últimas elecciones al Senado en San Luis Potosí queda una institución fracturada que ha ido perdiendo credibilidad, que ya no goza de la confianza de la gente.

Sus eternos pleitos entre facciones, los casos de corrupción surgidos entre sus representantes populares y la ausencia de nuevos liderazgos tienen a Acción Nacional en una crisis que amenaza con reducirlos a fuerza política minoritaria en las elecciones de julio próximo.

Las dirigencias nacional y local vendieron al panismo potosino a cambio de unas cuantas candidaturas. Falta ver la reacción de los panistas de la base, es probable que se vuelquen en las urnas, pero contra los candidatos del blanquiazul, empezando por Ricardo Anaya.

Para cerrar la afrenta, solo falta que el PAN de Azuara se sume a la reelección de Gallardo Juárez. Ya todo es posible; no hay decoro, dignidad ni respeto. La plaza ha sido entregada desde ahora, primero será julio de 2018 y luego julio de 2021, todo para la Gallardía.

¿O a MORENA y al PRI les alcanzará para hacer algo?

A+