Por Victoriano Martínez

Hace tres semanas, el contralor municipal José Mejía Lira presentó una denuncia ante el Tribunal Estatal de Justicia Administrativa (TEJA) en contra de Ricardo Gallardo Juárez al haber encontrado diferencias entre las propiedades reportadas en las declaraciones patrimoniales de inicio y de fin de gestión del ex alcalde con la relación de inmuebles registrados en el Instituto Catastral.

Al menos así se lo hizo saber el propio Mejía Lira a un integrante del Frente Ciudadano Anticorrupción (FCA), que desde octubre de 2019 solicitaron por escrito la evaluación de las declaraciones patrimoniales de Gallardo Juárez como establecen las leyes Orgánica del Municipio Libre, del Sistema Estatal Anticorrupción, y de Responsabilidades Administrativas.

El FCA aportó entonces copia de la denuncia presentada el 23 de febrero de 2018, con 443 firmantes, que aún se mantiene en trámite en la Fiscalía General del Estado como carpeta de investigación CDI/PGJE7SLP/ZC/MII/04727/2018.

Aunque se trata de la denuncia número 12 presentada por la actual administración en contra de Gallardo Juárez, ni el alcalde Xavier Nava Palacios ni el propio Mejía Lira han informado públicamente sobre su presentación.

Nava Palacios hizo este martes un exhorto a la Fiscalía General de la República y a la Fiscalía General del Estado para que agilicen y presenten los avances que se tienen en las 11 investigaciones contra la administración anterior, en una declaración que habría sido la oportunidad para dar a conocer la denuncia número 12.

Es probable que ese exhorto público a las fiscalías tenga como antecedente la aportación de información y elementos de prueba en las denuncias a que hace referencia y, ante la falta de resultados, retome el tema como una muestra de que no ha abandonado su compromiso contra la impunidad y el combate a la corrupción durante la administración anterior.

Para el caso, Nava Palacios abre una posibilidad que –de comenzar a cumplirla– renovaría las expectativas que generó en cuanto a no dejar impunes las corruptelas de su antecesor: anunció que su administración aplicará las sanciones específicas que sean de su competencia.

Las mil 843 observaciones que señalaron con bombo y platillo el 14 de noviembre de 2018 vuelven a resurgir como esa inmensa tela que tiene para cortar cuantas demostraciones quieran hacer de que su combate a la corrupción va en serio.

No obstante, que la denuncia número 12 no aparezca en los pronunciamientos de Nava Palacios y que hayan pasado más de 22 de los 36 meses del trienio y casi 21 meses del señalamiento de las observaciones sin sanciones, colocan el anuncio del alcalde bajo la lupa del escepticismo: hasta que se den las primeras sanciones ejemplares se le podrá tomar en serio.

Se trata, después de tanto tiempo, de situaciones en las que los hechos tienen que ser más contundentes que las palabras.